Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Análisis de EFE: Un gol inesperado y la ausencia de estrellas liquidaron a Ecuador

Rio De Janeiro (Brazil), 25/06/2014.- Oswaldo Minda of Ecuador reacts after the FIFA World Cup 2014 group E preliminary round match between Ecuador and France at Estadio do Maracana in Rio de Janeiro, Brazil, 25 June 2014.

Porto Alegre, 26 jun (EFE).- Un gol inesperado y decisivo del suizo Haris Seferovic, demasiadas espectativas y la “ausencia” de sus estrellas, liquidaron a Ecuador, que no pudo cumplir el objetivo de igualar su mejor registro histórico del Mundial de Alemania 2006, en el que alcanzó los octavos de final.


Publicidad

Ese era el objetivo de una selección que comenzó a dilapidar sus opciones de igualar aquel torneo en el minuto 92 del primer partido ante Suiza. Fue uno de los instantes clave de los hombres de Reinaldo Rueda, que cerraron su participación con un empate valioso pero inútil contra Francia. El cuadro helvético, sin embargo, marcó el camino.

El tanto de Seferovic rompió un empate que podría haber sido muy valioso. Sin ese gol psicológico, Ecuador habría sumado cinco puntos por los siete de Francia y los cuatro de Suiza. Se habría clasificado y ahora estaría hablando del partido de octavos de final que tendría que disputar ante Argentina.

Se quedó sin ese honor. Le pasó por ambicioso. La ambición pudo con el equipo de Rueda, que se obsesionó con ganar a Suiza. Antes del inicio del torneo, casi todos los jugadores y miembros del cuerpo técnico coincidieron de que era el partido más importante de los tres primeros. A priori, los helvéticos eran los rivales para acabar detrás de Francia, la favorita. Honduras estaba descartada.

Por eso, esa final se planteó con demasiada presión. Y, con el duelo empatado, con un buen punto para Ecuador, se lanzó al ataque inexplicablemente para sumar de tres en tres y en un contragolpe envenenado sucumbieron ante los suizos. Ese casi fue el final aunque quedaran otros dos partidos por jugar.

Después el guión se cumplió. Ecuador ganó a Honduras 2-1 y no doblegó a Francia. Aunque acabó con honor (0-0) con un jugador menos por la expulsión de Antonio Valencia y asediando la portería gala, no consiguió marcar el tanto que podría haber dos puntos más a la “Tri” con los que empatar con Suiza.

Pero no llegó y el equipo de Rueda se quedó fuera para llorar amargamente una oportunidad perdida en la que ese gol de Seferovic no fue la única causa del fracaso del combinado sudamericano. Hubo más puntos a analizar y otro de ellos fue el bajo rendimiento de sus estrellas.

La primera que quedó señalada fue Antonio Valencia. El centrocampista del Manchester United era la figura más relevante de su selección y tenía que haber aportado mucho más. Llegó al Mundial nervioso, con una expulsión en un amistoso ante Inglaterra por empujar a un rival. Y se fue de la misma manera, expulsado por una dura entrada a un jugador francés.

Entre medias no aportó casi nada frente a Suiza y Honduras. Se echó de menos su velocidad y su descaro. Estuvo desaparecido y algo nervioso. Todo lo contrario que en el Mundial de Alemania, que fue una de las grandes sorpresas por su descaro y juventud. En Brasil, no hubo noticias de él.

Tampoco de Jefferson Montero y de Felipe Caicedo, los otros dos nombres de más relumbrón en Ecuador. El primero, en pocas ocasiones mostró su habilidad y el segundo sólo aportó lucha sin gol. Desde que Caicedo abandonó la Liga española, donde brilló en el Levante, ha ido a menos. El nivel de su actual club, el Al-Jazira, no es el mismo y se ha notado en Brasil.

No pudo acompañar en las tareas anotadoras a Enner Valencia, el gran descubrimiento de Ecuador y uno de los jugadores que sale revalorizado del campeonato. Marcó tres goles, pero habría necesitado un escudero en ataque con el que completar una faceta vital para la “Tri”. Las dianas de Valencia fueron las únicas que logró Ecuador. Alguno más podría haber cambiado la historia. Ahí faltó Caicedo.

Reinaldo Rueda, que lleva cuatro años en el cargo, dejó en suspense su continuidad. “Nuestro contrato quedó hoy terminado. Ya queda en manos de la federación ecuatoriana evaluar el futuro. Creemos que hicimos una campaña extraordinaria, se hizo se hizo una renovación importantísima”, dijo tras finalizar el choque ante Francia.

Mientras el presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Luis Chiriboga, se mostró partidario de dar continuidad al proyecto de Reinaldo Rueda, éste, si continúa, tendrá que analizar cuáles fueron los problemas de una selección que se quedó en la orilla del éxito de los octavos de final. EFE