Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Barcelona venció a un pobre Manta Fútbol Club

Guayaquil, 30 de julio (API).- Israel la tiene clara. Barcelona es cada vez mejor equipo. La evolución del plantel y su forma seria de jugar dan un buen augurio. El Manta Fútbol Club es un himno a los errores. La incertidumbre que expresa el equipo de Llop mete miedo. La zona de descenso parece ser el hogar de los atuneros que tendrán que hacer una gran Segunda Etapa para sacarse de encima la mufa de una pésima cosecha del este semestre de fútbol.


Publicidad

Antes de los primeros 20 minutos, Barcelona ya puso el primer grito de gol. José Luis Perlaza, siempre polémico por sus salidas arriesgadas desde la defensa, ahora atinó a cabecear un esférico difícil de alcanzar para el 1 a 0 en el Jocay. Buena fórmula la de Israel que gusta de explotar la pelota parada. Sin embargo, a jugada seguida, Jorge Palacios devolvió al Manta al partido con el tanto de la igualdad. Bien por el delantero atunero que hace rato no marcaba.

Con el score empatado, parecía que ambos tenían las mismas chances de reaccionar. El partido, de todas formas, seguía estando a la medida de Barcelona. Pasadita la media hora de juego, Matías Oyola aprovechó una gran gestión individual para mandar a guardar la redonda ante la falta de chispa de la defensa manabita. Bien por el “Pony” que suma su cuarto tanto en el Campeonato Nacional y el primero desde que Rubén Israel está en el banquillo de los suplentes.

Tras el descanso, Barcelona intentó ser inteligente con su ventaja. Israel gestionó un juego eficiente. Encerró al Manta, le achicó la cancha al punto que Llop se quedó sin libreto. Con la presión de quedar como colistas, los manabitas apretaron el acelerador. Sin embargo, los remates de media distancia no siempre fueron la mejor arma para coquetear con el tanto del empate.

Pero algo de magia iba a llegar a Manta. Cristian Penilla se mandó un jugadón individual y batió la resistencia de los atuneros. Un golazo del hábil delantero torero que tuvo destreza con sus gambetas para concretar el tercero.

Ese gol fue el tiro de gracia para el Manta. Llop mandó más delanteros en cancha pero, a juzgar por lo visto, nada fue suficiente. Los atuneros caen en un limbo de ideas. Es un equipo apático y sin actitud. Con ese semblante se fue el partido. Barcelona tuvo las cosas bajo control. Israel encuentra el equipo y empieza a hacer una buena cosecha con miras a la tabla acumulada y los premios anuales.