Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mourinho se mide en Champions al club que estuvo a “minutos” de entrenar

Foto de archivo. José Mourinho. Foto EFE.

Lisboa, 29 sep (EFE).- “Estuve a minutos de ser el entrenador del Sporting, pero nunca ocurrió”, confesó José Mourinho en marzo del 2013, cuando inauguró en su Setúbal natal una exposición sobre su prolífica carrera. Un año y medio más tarde y al mando del Chelsea, se enfrenta mañana al club que casi entrenó.


Publicidad

José Mário dos Santos Mourinho Félix (Setúbal, 26 de enero de 1963) llegó a estar cerca de suceder al portugués Augusto Inácio al término de la temporada 2000-2001, la del histórico triunfo del Boavista portugués.

El treintañero Mourinho acababa de iniciar su carrera de entrenador, una vez cumplida su etapa como asistente de Louis Van Gaal en el Barcelona (1997-2000) y de Bobby Robson en sus etapas en el Sporting de Lisboa -temporada y media donde inicialmente fue intérprete-, Oporto (1994-1996) y Barcelona (1996-1997).

Hasta entonces, había tenido una corta experiencia como técnico principal, la más notoria fue entre septiembre y diciembre del 2000, cuando dirigió al coloso Benfica, club que se dice es el de sus amores.

A pesar de sus buenos resultados con el club encarnado, discrepancias con el recién elegido presidente Manuel Vilarinho precipitaron su salida.

No obstante, su estampa de ganador y su fama de saber domesticar vestuarios habían llamado la atención de muchos.

Fue a finales de aquella temporada que el Sporting llamó a sus puertas después de haber fallado en su tarea de revalidar el entorchado liguero y de haber acabado tercero en la tabla.

“Suceden tantas cosas en nuestra carrera que nunca se conocen; otras estuvieron cerca de suceder y no se saben; y otras, que tampoco nadie se imagina, pueden ocurrir en unos días”, añadió entonces Mourinho junto a su confesión “sportinguista”.

El club de Alvalade perdió, quizá, una oportunidad única. Él, mientras tanto, ya había rehecho su carrera desde abajo, a partir del modesto Uniao de Leiria, al que llegó a conducir a puestos europeos.

Con el equipo leirense, obtuvo un envidiable registro: en 29 partidos, venció 18, empató 8 y perdió apenas 6, con un porcentaje victorioso del 62,07 por ciento.

En enero del 2002, comenzó la historia que la mayoría conocen: Fichó por el Oporto, en sustitución de Otávio Machado, destituido por malos resultados, y empezó a construir su mito ganador.

En los seis meses de aquel curso, logró en Liga once victorias, dos empates y dos derrotas.

El Oporto cerró tercero, por detrás del Boavista, segundo, y del Sporting, campeón, aunque Mourinho prometió que “los dragones” iban a ser campeones el siguiente curso.

Y lo fueron tanto en la 2002-2003 como en la 2003-2004, temporadas en la que también venció la UEFA y la Liga de Campeones.

Mañana, en el Estadio José Alvalade, se medirá a un rival que se le dio bien en su época portuguesa: en seis partidos (uno con el Benfica, otro con el Leiria y cuatro con el Oporto), nunca perdió: venció en cuatro ocasiones y empató las otras dos.

“No espero ser recibido con cariño especial, pues, de hecho, no hice nada por el Sporting. Me limité a mi insignificancia y a hacer de todo con todo el corazón y el orgullo”, dijo Mourinho, sobre su temporada y media como asistente en Alvalade.

_____________

Foto: Tomada de la página web www.thetimes.co.uk.