Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Luis “Cocacho” Macías, está en una clínica de rehabilitación

Foto de archivo. Luis Cocacho Macías, cuando vestía la camiseta de Barcelona SC. Foto de Diario El Universo.

Portoviejo, 13 de noviembre (API).- Ex jugador de Liga de Portoviejo, Barcelona y una de las promesas que más rápido se esfumaron del mapa del fútbol ecuatoriano. Luis Macías, el ‘Cocacho’, dejó el fútbol para dedicarse a su desintoxicación. Entró en una clínica y habla abiertamente de sus problemas.


Publicidad

“Sí, en la vida personal porque es lo que uno quiere (dice con lágrimas), lo estoy hablando con toda sinceridad, quiero ser una nueva persona sin drogas, quiero que la sociedad me vea diferente, que no me vea como en la tribuna del estadio me decían drogadicto o alcohólico, yo creo que todos los seres humanos merecemos cambiar y Dios me ha dado la oportunidad de cambiar ahora en la clínica… Mi madre está en España, tengo tres hijos, entonces me di cuenta de que al pasar los días y años, los hijos van creciendo y la gente les va hablando muchas cosas de uno. Entonces creo que ya era hora de tomar esta decisión, le pedí ayuda a Santiago Montenegro y al director Iván Ibarra y me la supieron brindar”

El arrepentimiento del jugador es grande, su carrera está detenida y quisiera volver a jugar.  De todas maneras, la ilusión es lo último que se pierde para el ex de La Capira:

“Si bien es cierto en la vida yo he dicho que no me arrepiento de nada, pero por eso busqué acá la ayuda para ser otra persona. Espero seguir siendo alegre y sincero, sin alcohol y sin droga. Voy a ser ante la sociedad y mi familia, una persona diferente. Cuando jugaba nunca me drogué antes de jugar, lo hacía después, creo que ahora sin alcohol y sin droga, voy aprovechar los años que me quedan para jugar al fútbol, tengo 28 años y quiero hacer una vida desde hoy en adelante. En una clínica, en una cárcel y en el cementerio se ven a los verdaderos amigos, son pocos los amigos que han llegado. El programa me ha enseñado que uno no debe prometer nada, el programa dice sólo por hoy, pero sólo por hoy no quiero consumir nada, porque ya viví mis peores momentos, viví lo que son los amigos, amiguillos, ahora quiero dedicarme a jugar limpio el resto de mi vida que tenga la oportunidad de jugar al fútbol. Sí lo haría, porque estoy bien físicamente, estoy entrenando. Si los dirigentes, cuerpo técnico y compañeros lo creen conveniente, yo estoy apto para jugar”.

Macías aspira a volver, su rehabilitación, de acuerdo a los encargados de la clínica, está muy cerca de culminar con éxito, ojalá sea así, para este delantero que hace cuatro temporadas estuvo en boca de todos los equipos ‘grandes’ del país.