Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Barsa rompe invicto de PSG y gana su grupo

Foto de archivo. El jugador del Barcelona, Neymar, festeja un gol contra Paris Saint-Germain en la Liga de Campeones el miércoles, 10 de diciembre de 2014, en Barcelona. (AP Photo/Manu Fernandez)

BARCELONA, España (AP) — Con goles del argentino Lionel Messi, el brasileño Neymar y el uruguayo Luis Suárez, el Barcelona remontó el miércoles un marcador adverso, endosó al Paris Saint-Germain su primera derrota de la temporada, un 3-1, y se clasificó a la segunda fase de la Liga de Campeones como líder de grupo por octava temporada consecutiva.


Publicidad

La campaña impoluta del PSG se paró al 23er partido, frenado por el estelar tridente ofensivo del club barcelonista, vencedor del Grupo F con 15 puntos tras vengar su derrota de la ida en París (3-2).

La revancha se hizo esperar ante un Camp Nou ansioso, que vio como Zlatan Ibrahimovic abría el marcador por los parisinos a los 15 minutos. Pero Messi (19) y Neymar (42) lo voltearon por el Barsa y Suárez (77) puso la guinda al marcar su segundo gol en nueve partidos con la camiseta azulgrana.

El PSG se clasificó segundo con 13 y unidades y deberá afrontar la eliminatoria de octavos final con la desventaja de jugar el partido de vuelta fuera de casa.

El técnico Laurent Blanc había anunciado en la previa que el conjunto francés jugaría a verlas venir y, fuera por la previsible disposición defensiva del rival o porque no confía en ningún lateral derecho en ausencia del sancionado Dani Alves, el barcelonista Luis Enrique se la jugó con una defensa de tres hombres y abrió las bandas en ataque: Pedro Rodríguez se pegó a la cal derecha, Neymar a la izquierda.

El equipo parisino asimiló el discurso de su entrenador: esperó la ocasión de salir al contragolpe y gestionó sus posesiones con criterio, atacando las esquinas traseras del Barsa mediante Lucas Moura y el uruguayo Edinson Cavani, con Ibrahimovic ejerciendo de boya por el centro y el dinámico Blaise Matuidi, de navaja multiusos.

Afilado en el corte, punzante en sus incisiones, el mediocampista francés pisó el área y retrasó para Ibrahimovic un cruce de Moura desde el rincón izquierdo de la zaga azulgrana. El sueco no perdonó a su ex equipo, empalmó de zurda a la red y celebró con ganas.

Hasta entonces el bagaje ofensivo local se había limitado a un tiro libre alto de Messi; pero los de Luis Enrique se reengancharon de inmediato por vía del rosarino, quien secundó a Suárez en la persecución de un balón largo de su compatriota Javier Mascherano. Aprovechando la tibieza de la defensa visitante, el uruguayo cruzó el balón y el rosarino empaló de derecha, igualando la contienda.

Comenzaba el choque de nuevo y la insistencia en la receta casi premió al PSG con el segundo tanto, pero Moura mandó fuera un excelente servicio de Matuidi desde la izquierda y, acto seguido, la volea de Cavani a pase de Ibrahimovic la detuvo con seguridad Marc-André ter Stegen.

Las dos propuestas futbolísticas encontradas generaron un choque vibrante, con ocasiones de diverso pelaje en la que seguía peleado con el gol Suárez, quien disparó de primeras, con rabia, un balón suelto en el área y estrellado en los puños del arquero.

El marcador lo agitó Neymar con un golpe de genio, arrancando en diagonal desde la banda, superando por velocidad a sus marcadores y soltando, desde unos 20 metros de distancia, un derechazo enroscado con sello (dorado) de gol.

La ventaja local al descanso no amilanó al PSG, que en seguida gozó de una triple ocasión en el área desbaratada por Marc Bartra, quien taponó remates sucesivos de Moura, Cavani y Matuidi.

Blanc volvió a honrar sus declaraciones del día anterior, dando entrada al argentino Javier Pastore (62) por un desfondado Marco Verratti, y Luis Enrique respondió ingresando a Ivan Rakitic (67) por Rodríguez y rearmando la zaga con un paso atrás de Mascherano.

Al contrario que Ibrahimovic, Maxwell no supo castigar a su ex equipo en un remate franco, y el Barsa se lanzó al abordaje bajo la batuta de Xavi Hernández, también incorporado desde la banca.

El mayor control aportado por el volante generó el gol definitivo, anotado por Suárez tras una larga combinación en la que también participaron Messi y Neymar, autor del disparo que Salvatore Sirigu repelió a pies del uruguayo, quien empujó y gritó con rabia.

Messi, quien pareció facilitar el remate de su compañero, buscó el segundo con un zurdazo ajustado, pero la última bala partió de la diestra de Ibrahimovic en un tiro libre perdido por encima del travesaño.