Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En un partidazo, Católica y Aucas empatan 2-2

Universidad Católica vs Aucas, el 15 de febrero de 2015. En la foto Hernán Galíndez (Catolica) y Nelson Lara (Aucas). FOTOS API/JUANCEVALLOS.

Universidad Católica y Aucas empataron 2-2 en el Estadio Atahualpa, de Quito. Un primer tiempo intenso. Universidad Católica planteó un partido cerradito, con especulación a full y tratando de frenar a raya los pelotazos cruzados de los orientales. Juan Ramón Silva mandó a su equipo a corretear a las espaldas de los marcadores de punta e ir ganando metros en su propósito de buscar un balón huérfano en el área chica.


Publicidad

Cuando parecía que el match no se abría del todo, un tiro libre lo cambió todo. Horacio Salaberry se estrenó como francotirador y la mandó teledirigida al ángulo. Golazo del central de Aucas que puso la nota ante un rival que se había quedado sin recursos ni ideas.

El cambio de velocidades que propuso Aucas fue la clave para irse ganador del primer tiempo. Católica se acogió a cerrar caminos pero, más temprano que tarde, se les cayó la estantería.

El segundo tiempo tuvo otro color. Golazo de Diego Benítez para igualar la brecha e ilusión para los Camaratas. Aucas no quiso replantear su esquema, la propuesta siguió firme y las cosas se le allanaron de vuelta. Apuesta a la segura el equipo de JR Silva, no hay intermediarios entre sus volantes y sus intuitivos delanteros.

Lauro Cazal apareció por el carril del 9 y leyó bien la jugada para poner de nuevo a los orientales por delante en el marcador. El paraguayo se estrenó en el Campeonato con gol y las cosas volvieron a su curso natural. Buenas y gratas costumbres.

Sergio Mina ingresó al campo y se metió derechito al área. El ex Liga de Loja hizo que la alegría les dure poco a los oro y grana, una jugada de distracción y adentro. Empate para el Trencito Azul, igualdad que sabe a triunfo.

División de honores en el Atahualpa en esta reedición de un añejo duelo capitalino que contó con más de 6000 aficionados sobre el cemento del Olímpico.