Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Independiente y Liga empatan 1-1 en Sangolquí

Foto de archivo. Partido entre Liga e Independiente, el 4 de abril de 2015, en Sangolquí. API

Sangolquí (API).- Un gran partido en Sangolquí. Independiente arrancó haciendo buenas transiciones y cumpliendo enroques impredecibles en la mitad del campo de juego. Liga tuvo ese punch para hacerse fuerte en una cancha hostil. El ‘Cachete’ Morales jugó su mejor partido en el 2015 y fue el guía de cuanta cruzada armaron los albos con destino al área Rayada. El empate quizá fue justo, los Rayados siguen de punteros y la U expectante con la media inglesa bajo el brazo.


Publicidad

Liga tuvo dos rivales en su visita a Sangolquí: Independiente y la cancha. Los dirigidos por Zubeldía sintieron el rigor de un campo de juego en mal estado y una pelota cuyo vaivén era impredecible. Los del Valle, por su parte, salieron con su propuesta afilada y dispuestos a quebrar las líneas. Sin guardarse nada, los laterales de Repetto empezaron su cruzada a campo albo y dejaron mal parados a sus marcadores. En una jugada de picardía pura, Mario Pineida leyó bien los argumentos de su orilla y la levantó para que aparezca sin presiones Daniel Angulo que cabeceó con el manual por delante -fuerte y contra el piso- para marcar la apertura para los locales apenas superada la barrera del primer cuarto de hora.

El gol de los Rayados fue todo un llamado de atención para Liga. Zubeldía mandó a taponar los costados y tratar de contrarrestar los feos piques de la cancha y la lluvia molestosa que pegaba en Sangolquí. Independiente reculaba. Los dirigidos por Repetto se defendían con rigidez, como si supieran de antemano lo cerca que la U estaba de empatarles. El ‘Príncipe’ soltó a su creativo, Diego Morales, y empezó a cambiarle la cara a su juego. De pronto, las combinaciones en el centro del campo fueron efectivas y las transiciones mucho más rápidas. El operativo de los del Valle estaba al caer. Una genialidad abriría el arco de Azcona.

El ‘Cachete’ engancha que da un contento, sino pregúnteles a los tres zagueros de Independiente que se quedaron sembrados en el césped ante el argentino que levantó la cabeza para ubicar a Narciso Mina en el área que se plantó para superar a Librado Azcona que se limitó a hacer vista mientras la redonda se iba a las mallas. Gol poético del Rey de Copas para irse al descanso con el empate en el score y la tranquilidad de haber neutralizado a un rival que se para como nadie en aquella cancha impredecible.

En el complemento: Liga tomó la iniciativa, Independiente se confió a ratos y el árbitro cerró una noche impresentable. Los locales tomaron la iniciativa, pero había un cortocircuito entre Cortez y Caballero que fracturaba sus intenciones ofensivas. Los pupilos de Zubeldía se dedicaron a abrir la cancha con el ‘Choclo’ Quintero y José Madrid en busca de sorprender a los del Valle en su ley. Narciso Mina estuvo cerca en dos chances que fueron salvadas con apuros por un imperial Arturo Mina que jugó uno de sus mejores partidos del año. El árbitro Carlos Orbe se robaba la escena. El referí exageró con algunas decisiones y perdonó a varios futbolistas de lado y lado. En una noche impresentable, el juez dejó perder tiempo que dio un contento y demoró insólitamente el trámite al consultar frecuentemente sus decisiones con sus ayudantes.

Ante el protagonismo del árbitro, el encuentro se puso trabado y accidentado. Daniel Angulo fue el más clarito de los del Valle. El centrodelantero de los Rayados fue un continuo dolor de cabeza para la defensa de la U, que tuvo que tirar patadas a lo loco para frenarlo. Christian Núñez fue el anti-héroe del equipo de Repetto. El lateral derecho uruguayo le entró demasiado fuerte a Fernando Hidalgo y vio la roja a minutos apenas del final del partido. El 1 a 1 los acompañó no más y dejó sabor a poco a la buena cantidad de aficionados que llegaron a Sangolquí a pesar del frío y la lluvia. Independiente sigue de puntero en solitario y se encamina nuevamente a marcar diferencias. Liga, por su parte, no pierde su invicto, pero tampoco sabe lo que es ganar de visitante. (D).