Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bayern y Guardiola viven momentos difíciles

El entrenador español del Bayern de Múnich, Pep Guardiola (d), charla con el jugador Bastian Schweinsteiger (i) durante un entrenamiento de su equipo en Múnich, Alemania. El Bayern de Múnich se enfrentará mañana al Oporto en un partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones. EFE/Andreas Gebert.

FRANCFORT, Alemania (AP) — Tres días después de asegurarse prácticamente el campeonato alemán, Bayern Múnich podría despedirse de la Liga de Campeones si no remonta una desventaja de dos goles ante el Porto.


Publicidad

El compromiso estuvo precedido de una semana turbulenta, en la que el médico del club Hans-Wilhelm Mueller-Wohlfahrt, quien lleva cuatro décadas en el cargo, renunció tras decir que se lo había acusado injustamente de la derrota 3-1 del partido de ida.

El equipo de Pep Guardiola afrontó ese compromiso lleno de lesionados.

El ambiente mejoró un poco tras la victoria 2-0 del sábado sobre Hoffenheim, que dejó al club en condiciones de asegurarse el título de la Bundesliga el próximo fin de semana.

Bayern nunca remontó una desventaja de dos goles en competencias europeas. Las cuatro veces que lo intentó se quedó corto.

Porto, entre tanto, no ha perdido de visitante esta temporada, en que ganó tres partidos y empató dos afuera.

Una eliminación en los cuartos de final sería un golpe duro para Guardiola, quien está en el segundo año de un contrato por tres temporadas. Bajo su conducción, Bayern ganó la liga y la Copa de Alemania la temporada pasada, pero fue eliminado de la Champions League por Real Madrid en las semifinales.

Ahora se expone a partir más temprano todavía y ante un equipo de menos quilates.

Si no logra darle a Bayern su sexto campeonato europeo, la gestión de Guardiola en Múnich será considerada un fracaso. Todo el mundo da por sentado que Bayern ganará las competencias nacionales y la verdadera prueba de fuego para los técnicos es la Champions.

“No basta con ser campeón alemán”, declaró Guardiola. Para equipos como Bayern, “solo cuenta el triplete” de liga, copa y Champions.

Bayern recuperará a Bastian Schweinsteiger y tal vez a Philipp Lahm, quienes vienen ambos de resfriados. Franck Ribery está en duda y Arjen Robben, David Alaba, Mehdi Benatia, Javi Martínez y Tom Starke están descartados por lesiones.

“Este partido es como una final y será muy difícil, pero tengo plena confianza en mis jugadores”, afirmó Guardiola.

Lahm sostuvo que “no es imposible” revertir el resultado.

“Jugamos en casa, no hay que ponerse nerviosos. Tenemos 90 minutos para dar vuelta el marcador”, expresó.

Thomas Muller, por su parte, dijo que remontar el marcador en contra “no sería ningún milagro”.

El capitán y máximo goleador de Porto, el colombiano Jackson Martínez, declaró que “sería un error defendernos los 90 minutos. Jamás lo lograríamos”.

“Sabemos que va a ser duro y que sufriremos mucho, como lo hicimos en casa”, añadió. “Pero tenemos jugadores para contragolpear y podemos hacer un buen partido”. (D)