Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Uruguay debate supuesta nulidad de los derechos de TV vendidos a Full Play

Foto de fecha indeterminada, publicada por el diario uruguayo El Observador, el 3 de junio de 2015.

La empresa uruguaya Tenfield, que compró a la argentina Full Play el derecho a transmitir por televisión 82 encuentros de las Eliminatorias mundialistas, incluidos los que juega Uruguay como visitante, han empezado a cuestionar la legalidad de los contratos, según ha reportado el diario El Observador“Lo que nos dicen (los abogados) es que está todo viciado de nulidad”, ha dicho un directivo de Tenfield, citado por El Observador, y agregó que eso no solo afecta a quienes compraron los derechos a la FIFA sino los negocios que de eso se derivan: la venta a las televisoras y, a su vez, las que estas hacen incluso a los televidentes que pagan cuotas especiales por acceder a determinados contenidos.


Publicidad

De hecho, los dueños de Full Play, Hugo y Mario Jinkins, están hoy prófugos de la Justicia y mal pueden estar en condiciones de negociar contratos sobre los que pesa la sospecha de estar viciados de nulidad. La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) había vendido esos derechos a Full Play en una cifra que oscila entre los US$ 18 millones y los US$ 19 millones.

Full Play Group S.A, es una empresa de mercadeo deportivo que maneja los derechos de televisión y comercialización de la Conmebol y de varias selecciones del continente, entre ellas de la ecuatoriana.

“Nosotros negociamos con Full Play porque había firmada una cláusula de preferencia que nos obligó a negociar con ellos”, dijo a El Observador Ignacio Alonso, secretario de asuntos económicos de la AUF. Full Play debe abonarle a la AUF US$ 6 millones. En febrero ya abonó una cuota de US$ 1 millón. La segunda la debe pagar a fines de agosto.

Hasta aquí todo legal, de no ser porque el estallido de corrupción en la Federación Internacional de Fútbol Asociados (FIFA), que ayer barrió con su reelegido presidente Joseph Blatter, dejó en un limbo jurídico esas negociaciones.

Una fuente de Tenfield, dijo ayer al diario uruguayo El País: “Los derechos que negociamos con la AUF por los partidos de Uruguay como local no corren ningún riesgo. Esos están seguros. Lo que nos preocupa es el paquete de partidos que posee Full Play y por lo que ya pagamos. Es decir, no sabemos si vamos a poder transmitir los partidos de Uruguay en el exterior, o los que disputen entre sí los otros participantes de la Eliminatoria. Por todo eso se pagó una millonaria cifra y nadie nos puede garantizar hoy que eso siga en pie. El contrato está en tierra de nadie”.

Según reporta El Observador, aunque sin citar ninguna fuente, la AUF analiza romper el contrato que firmó con Full Play.