Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Copa América: Chile, una generación dorada… e indisciplinada

SANTIAGO DE CHILE (CHILE), 11/06/2015.- El delantero chileno Eduardo Vargas (d) celebra con sus compañeros el gol marcado a la selección ecuatoriana, segundo para su equipo, durante el partido Chile-Ecuador, del Grupo A de la Copa América de Chile 2015, en el Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos de Santiago de Chile, hoy 11 de junio de 2015. EFE/Fernando Bizerra Jr.

SANTIAGO, Chile (AP) — El técnico Jorge Sampaoli sentó un peligroso precedente al perdonar a Arturo Vidal, quien pasó una noche preso por chocar con su vehículo manejando en estado de ebriedad.


Publicidad

Los jugadores de la selección chilena tienen un historial de actos de indisciplina que probablemente le costaron el puesto al antecesor de Sampaoli, el también argentino Claudio Borghi. El actual técnico pudo haberse mostrado inflexible, pero optó por perdonar a un jugador considerado clave en las aspiraciones de Chile de ganar su primera Copa América y podría verse en situaciones incómodas en el futuro si surgen otros episodios de este tipo.

Sampaoli reemplazó hace tres años a Borghi con el mandato de reinstaurar la era de disciplina y rigor de Marcelo Bielsa, quien llevó a la Roja a un Mundial después de 12 años de ausencia. Así, el técnico -que se considera discípulo del “Loco” Bielsa y es casi tan obsesivo como su compatriota- no dudó en 2013 en excluir de varias nóminas de Chile a Charles Aránguiz, luego de que el volante se ausentara de una concentración argumentando que se había quedado dormido tras tomar calmantes para los dolores musculares.

El miércoles, en cambio, Sampaoli dio a entender que el único error cometido por el reincidente Arturo Vidal fue chocar la Ferrari.

“Si no se accidentaba, llegaba a horario, y no me hubiera dado cuenta del nivel (de alcohol) porque no controlo a los jugadores, no les hacemos alcoholemia. No controlo, confío en mi grupo”, señaló en una caótica conferencia de prensa.

El volante de Juventus ya se ha beneficiado de un indulto que le permitió volver a vestir la casaca roja. En noviembre de 2011 fue suspendido por varios partidos tras llegar tarde y presuntamente ebrio a la concentración de Borghi junto a otros compañeros como Jorge Valdivida, Jean Beausejour y Gonzalo Jara que hoy también forman parte del plantel que disputa la Copa América.

Los antecedentes de indisciplina de la llamada “generación dorada” chilena no se detienen ahí. En 2012, Gary Medel y Eduardo Vargas fueron excluidos por Borghi por una salida nocturna. El propio “Pitbull” Medel sufrió un grave accidente de tránsito en 2009 al perder el control de su vehículo, dos años después de ser detenido por manejar ebrio y a exceso de velocidad. En 2011, medios locales citaron a testigos que dijeron haber visto a Valdivia y Beausejour en estado de ebriedad en el café Tavelli una hora antes de que entrenara la selección.

Pero el caso más recordado es el llamado “Puerto Ordazo” durante la Copa América 2007, que terminó costándole el puesto al entonces técnico Nelson Acosta y que involucró a Valdivia en destrozos cometidos por el plantel en un hotel venezolano.

El historial de indisciplina en la selección chilena es la razón por la cual el volante David Pizarro se ausentó de la Roja por aproximadamente una década antes de volver de la mano de Sampaoli y es un tema en el cual el capitán Claudio Bravo suele hacer hincapié.

En este contexto, la decisión de Sampaoli ha generado suspicacias.

“Si sentiría que eso afectaría la autoridad, no la habría tomado. Hubo un suceso que no se puede esconder. Ojalá que el grupo entienda que esto no es porque es Vidal. Hay situaciones que hay que ir corrigiendo y no quebrando. Ojalá que a partir de este inconveniente se siga afianzando el grupo para que seguramente termine ganando algo”, dijo el técnico. (D).