Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

River se defendió con garra y venció a Liga de Quito

River vs Liga Q Foto:API

API · River Ecuador venció 1-0 a Liga Deportiva Universitaria de Quito en el estadio Cristian Benitez de Samanes.


Publicidad

El peor primer tiempo de la defensa de Liga Deportiva Universitaria en 2015.  Perdieron marcas, se dejaron superar en velocidad y perdieron sus referencias en su área. Néculman, de haber estado atinado esta noche, pudo marcar al menos un par de tantos ante la pasividad del fondo albo. La U se perdió en la sintética del “Chucho” Benítez, los generadores de juego de Zubeldía no funcionaban y la intensidad de su juego se vino a menos.

En ese contexto, el ambiente era susceptible a cualquier cambio inesperado. El dominio de la pelota de River metía miedo, los albos se quedaron sin ideas. Diego Morales y Michael Jackson Quiñónez no encontraban punto de conexión y, para colmo, Miller Castillo trastocó los planes de Zubeldía al torcerse el tobillo y tener que acogerse a la sustitución, dando paso al ingreso de Narciso Mina.

En ese contexto, falta de rigidez en las marcas por el costado izquierdo y la proyección de Caicedo para José Luis Cazares que se encontró con la pelota en el área de Liga y definió el tanto de la apertura para River Ecuador. Merecida ventaja para los dirigidos por Pizarro que, optimizando recursos, se encontró con espacios que no esperaba.

Para el complemento, Zubeldía hizo ingresar a Cavallaro y Uchuari para juntar creativos en la mitad de la cancha alrededor de Diego Morales. Cevallos estuvo activo y se convirtió en el distribuidor de la pelota. River cedió posiciones y permitió que la U avance. Pizarro mandó a su defensa a cerrarse, a tratar de restarle panorama a los ofensivos albos que no pararon de insistir.

Con el pasar de los minutos, las lesiones empezaron a conspirar en contra de River. Giler, Cruz y Molina sintieron el rigor de la cancha sintética y fueron cayendo pidiendo cambios a la banca de los suplentes. La falta de físico de los jugadores locales, fue también una estrategia para que se queme tiempo y se meta en la congeladora el resultado.

Los minutos finales fueron emotivos. Diego Morales estuvo cerca de marcar la igualdad, pero las buenas reacciones de Molina ayudaron a River a mantener su ventaja. Pizarro mandó a cuanto jugador tuvo en el campo a defender. La idea de tener un equipo solidario en la necesidad le funcionó, tumbó a un gigante en su cancha y consiguió dar el campanazo de la jornada. Para variar, salió expulsado Zubeldía que no aguantó la presión y se sobrepasó con el juez. (D).