Ecuador. Lunes 24 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Diego Milito se despide con emoción, vítores y llanto de Racing y del fútbol

Foto de archivo. Diego Milito, de Racing, es alzado en hombros durante el festejo por la conquista del título de liga en Argentina, el domingo 14 de diciembre de 2014, en un encuentro ante Godoy Cruz (AP Foto/Víctor R. Caivano).

Buenos Aires, 21 may (EFE).- Diego Milito recibió hoy una emotiva despedida de los hinchas de Racing en su último partido en el estadio Cilindro de Avellaneda que su club ganó por 2-0 a Temperley en la última jornada del torneo argentino.


Publicidad

‘El Príncipe’, que en la madrugada había sido padre por tercera vez con el nacimiento de Morena, marcó de penalti en su despedida del fútbol a los 36 años.

Los simpatizantes colmaron el estadio con casi 50.000 personas y ovacionaron a su ídolo. La máxima explosión de vítores se dio al minuto 22, número que identifica al ahora exfutbolista.

“Fue muy difícil jugar este partido porque son muchas emociones juntas y me pasan un montón de cosas por la cabeza. No tengo palabras para agradecer tanto cariño”, dijo tras el encuentro.

“Hoy mi mujer Sofía me dio la satisfacción de ser papá nuevamente y me voy como quiero: en mi casa y con mi gente. Fue un sueño poder cumplir y poder volver a Racing para terminar mi carrera”, señaló el exjugador del Zaragoza español y de los italianos Genoa e Inter.

“Estoy tranquilo y en paz porque me retiré con la camiseta que amo”, concluyó entre lágrimas el delantero que logró ocho títulos en su carrera: dos con Racing y los restantes seis con Inter.

Con la selección, Diego Milito disputó un Mundial, el de Sudáfrica 2010 y ganó dos títulos de Copa América, en 2007 y 2011.

Una vez concluido el partido, el club le brindó un homenaje con una plaqueta y un carné de socio honorario que le entregó su compañero y amigo, Sebastián Saja, con quien quedó fundido en un abrazo lleno de emoción y llanto. (D)