Ecuador. Martes 6 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Van Rouwendaal luce imbatible al ganar oro en aguas abiertas

La holandesa Sharon van Rouwendaal, centro, presume su medalla de oro, escoltada por la italiana Rachele Bruni, izquierda, ganadora de la plata, y la brasileÒa Poliana Okimoto, que se llevÛ el bronce, en el podio para el evento de nado en aguas abiertas de los Juegos OlÌmpicos de RÌo de Janeiro, Brasil, el lunes 15 de agosto de 2016. (AP Foto/David Goldman)

RIO DE JANEIRO (AP) — Los reportes de contaminación de las aguas frente a la playa de Copacabana pasaron a segundo término para las competidoras de aguas abiertas.

Publicidad

“Sabe a océano”, declaró la estadounidense Haley Anderson despreocupadamente.

En su lugar, la carrera olímpica de mujeres será recordada por algo mucho más familiar para la disciplina —una descalificación justo antes de la meta que le dio a Brasil un bronce, su primera medalla en natación en los Juegos de Río.

Sharon van Rouwendaal se apoderó del oro para Holanda con una actuación dominante, al despegarse del resto en la última vuelta para ganar por un amplio margen el lunes.

Van Rouwendaal empezó a extender su ventaja en las vueltas cuatro y cinco, y nunca tuvo rivales de peligro hasta el final de la carrera de 10 kilómetros.

El sorprendente margen fue de 17,4 segundos, mucho mayor a la diferencia de cuatro décimas de segundo de hace cuatro años y la ventaja de 1,4 en la competencia inaugural de aguas abiertas de Beijing 2008.

“Me siento muy bien”, afirmó Van Rouwendaal, que detuvo el cronómetro en una hora, 56 minutos y 32,1 segundos. “Nadé con mucha tranquilidad. No sentí fatiga. Después de los seis kilómetros, cambió mi mentalidad y pensé que debía seguir adelante”.

El mayor drama sucedió justo detrás de la ganadora. Aurelie Muller tocó después, pero luego los oficiales anunciaron que la francesa había sido descalificada por un incidente en la meta. Aparentemente confundida, se enfilaba a nadar hacia una de las boyas blancas cuando trató de cortar y chocó con la italiana Rachele Bruni.

“Ella empujó mi brazo hacia abajo”, explicó Bruni, quien terminó colgándose la plata.

El incidente causó que la brasileña Poliana Okimoto se colara al podio —con la primera medalla ganada por una brasileña, ya sea en piscina o en aguas abiertas. La medalla de Okimoto contrarrestó en parte una decepcionante actuación de los nadadores brasileños en piscina, que no se llevaron una sola presea en los Olímpicos en su casa.

“Esta fue la mejor competencia de mi vida”, declaró Okimoto.

Van Rouwendaal no parecía una contendiente a una medalla cuando lidiaba con una lesión de hombro derecho durante ocho meses. Finalmente, aproximadamente seis semanas antes de las Justas de Río, ella pudo recibir un tratamiento en España que le alivió el dolor.

La carrera de 10 kilómetros de hombres se realizará el martes en el mismo escenario en Copacabana. (D).

Publicidad