Ecuador. Martes 27 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Debut agridulce de Cillessen en derrota de Barcelona ante Alavés

BARCELONA 10/09/2016.- El delantero brasileño del Alavés Deyverson Silva Acosta (d) marca gol ante el FC Barcelona, el primero del equipo, durante el partido de la tercera jornada de Liga en Primera División entre el FC Barcelona y el Deportivo Alavés que se disputa esta noche en el estadio del Camp Nou. EFE/Alejandro García

Barcelona, 10 sep (EFE).- El guardameta holandés Jasper Cillessen emprendió con mal pie su etapa como azulgrana al debutar con derrota (1-2) en un encuentro en el que el exjugador del Ajax pagó los platos rotos en una noche muy espesa de la zaga del Barcelona.

Publicidad

El destino le guardó a Jasper Cillessen una oportunidad el viernes cuando Marc-André ter Stegen, llamado a ser el propietario del arco azulgrana tras el adiós de Claudio Bravo, terminó el entrenamiento con molestias musculares, la segunda dolencia que padece en un mes.

Le persigue al teutón la mala suerte en un momento en el que todo indica que tiene el camino allanado para afianzarse como titular indiscutible no sólo en la Liga de Campeones, sino también en la Liga.

En agosto ya padeció un esguince en el ligamento interno de la rodilla que le privó de disputar la Supercopa de España y retrasó el adiós de Claudio Bravo, que este sábado también ha debutado como titular con el Manchester City en la victoria (1-2) ante el United.

Con Ter Stegen en el dique seco, podía elegir Luis Enrique entre Cillesen y Jordi Masip. Apostó el asturiano por el holandés, por el que el Barcelona pagó el pasado 25 de agosto 13 millones al Ajax, club al que llegó en 2011.

Regresaba el ’13’ azulgrana de ser suplente con su selección en el encuentro clasificatorio para el Mundial ante Suecia, algo que no se repitió esta noche en el Camp Nou ante un Alavés que no le exigió en demasía, pero que le marcó dos tantos en cuatro disparos entre los tres palos.

El 5-4-1 de Mauricio Pellegrino convirtió el encuentro en un monólogo estéril azulgrana, que se adueñó del balón para encerrar a un disciplinado Alavés, que se abonó a la táctica del cerrojo en lugar de presionar la salida del balón azulgrana.

Ello impidió que el público del Camp Nou pudiera evaluar el juego de pies del holandés, quien sí se mostró seguro en la primera ocasión del equipo vitoriano, obra de Ibai Gómez en el minuto 13 que, con un disparo centrado, puso a prueba los nervios del guardameta.

Con el Barcelona encerrando sin fútbol al Alavés, Cillessen se convirtió en un espectador más del encuentro hasta que en el minuto 38, el exazulgrana Kike Femenía se sacaba un preciso centro de la chistera en una jugada aislada que encontró dentro del área a Deyverson.

El ariete brasileño no perdonó y, superando la marca de Mascherano, conectó el esférico con un sutil toque en el segundo remate a portería del equipo vitoriano.

Tras la reanudación, no tardó el Barcelona en empatar (Mathieu, min.46) y Cillessen empezó a aprender lo que significa ser portero del Barcelona en el 90% de encuentros: aparecer poco y hacerlo con acierto.

Solo lo hizo en otro disparo casi involuntario de Ibai tras el tanto de Mathieu. El exjugador del Athletic Club volvió a ser protagonista en el minuto 65 cuando se aprovechó de un despeje defectuoso de Mascherano y la pasividad de Aleix Vidal para dar ventaja, de nuevo al Alavés, y encender la luces de alerta en el Camp Nou.

Cillessen llegó a rozar el disparo con la punta de los dedos, pero su mano no fue lo suficiente tensa para evitar que el balón entrara raso en el vértice izquierdo de la portería.

En una alineación marcada por las rotaciones, Luis Enrique dio entrada a Messi, Suárez e Iniesta para intentar culminar una remontada que no llegó y que dejó a Cillessen sin el debut dulce que todo jugador quiere saborear en su estreno de corto en el Camp Nou. Su próxima oportunidad el martes ante el Celtic, siempre y cuando Luis Enrique no apueste por Jordi Masip. (D)

Publicidad