Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

AMA confirma otro hackeo a sus registros de atletas

Foto de archivo. Venus Williams. Foto AP.

GINEBRA (AP) — El ciclista británico Chris Froome, triple ganador del Tour de Francia, dijo el jueves que no tiene “ningún problema” con la filtración de sus datos médicos tras un ciberataque a la base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) atribuido a hackers rusos.

Publicidad

Froome es el más destacado de los 25 deportistas — entre los que hay británicos, estadounidenses, alemanes y de otros cinco países más — cuyos registros confidenciales sobre el uso de medicación autorizada fueron filtrados el miércoles en la noche.

“He hablado abiertamente de mis TUEs (las siglas en inglés para “exenciones de uso terapéutico”) con la prensa y no tengo ningún problema con la filtración que confirma mis declaraciones”, manifestó Froome en un comunicado el jueves.

La AMA confirmó el miércoles la segunda filtración de información, que se publicó en internet, tras la revelación en la víspera de datos médicos confidenciales de la campeona olímpica de gimnasia Simone Biles, de la siete veces ganadora de torneos de Grand Slam Venus Williams y de otras deportistas del equipo olímpico estadounidense.

Los 29 expedientes filtrados hasta la fecha revelan registros de “exenciones de uso terapéutico”, que permiten a los atletas utilizar sustancias que están prohibidas, cuando existe una necesidad médica verificada.

Las sustancias identificadas en las filtraciones son normalmente anti inflamatorios y tratamientos para el asma y alergias.

El consumo de potentes antiinflamatorios por parte de Froome, que la Unión Ciclista Internacional le aprobó para el Tour de Romandía en 2014, fue ampliamente difundido hace dos años.

“En nueve años como profesional pedí en dos ocasiones un TUE por asma grave, la última vez fue en 2014”, agregó Froome, que en julio ganó su tercer Tour de Francia. El mes pasado logró el bronce en la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

La última ronda de filtraciones identifica a diez deportistas de Estados Unidos, cinco de Alemania y otros tantos de Gran Bretaña y uno de República Checa, Dinamarca, Polonia, Rumanía y Rusia.

La agencia denunció el miércoles que el grupo piratas informáticos ruso Fancy Bears entró ilegalmente en su Sistema de Administración y Gestión Antidopaje, o ADAMS, que incluye datos médicos confidenciales.

“La AMA es muy consciente de que este ataque criminal, que hasta la fecha ha expuesto de forma imprudente datos de 29 atletas, será muy doloroso para los atletas que se han visto atacados y causará aprensión en todos los atletas que participaron en los Juegos Olímpicos de Río 2016″, señaló el director general de la agencia, Olivier Niggli, en un comunicado.

“A aquellos atletas que se han visto afectados, lamentamos que delincuentes hayan intentado manchar su reputación de esta forma”, agregó señalando que recibirán ayuda y asesoramiento de fuerzan del orden y agencias de seguridad IT al más alto nivel.

Niggli explicó que la agencia “no tiene duda de que estos ataques se realizan en represalia contra la agencia, y el sistema antidopaje global”, por las investigaciones independientes que expusieron una trama de dopaje auspiciada por el estado en Rusia.

Autoridades rusas calificaron las acusaciones de ridículas.

“¿Cómo puede demostrar que los hackers son rusos?”, dijo el ministro ruso de Deportes, Vitaly Mutko, a través de un traductor durante una visita a Atenas antes el miércoles. “Culpan a Rusia por todo. Ahora está muy de moda”.

La responsable británica de la lucha antidopaje, Nicole Sapstead, apuntó que su organismo “condena enérgicamente acciones de esta naturaleza y estamos consternados porque cinco miembros del Equipo GB hayan visto sus datos privados publicados ilegalmente en internet”. Agregó que la situación es “tremendamente injusta” para los atletas afectados.

El mes pasado, piratas informáticos obtuvieron la contraseña de la base de datos para la corredora rusa Yuliya Stepanova, una informante y testigo clave en las pesquisas de la AMA. Ella y su esposo, un ex responsable de la agencia antidopaje rusa, viven ahora en un lugar no desvelado en América del Norte.

Tras el comunicado de la AMA el martes, el Comité Olímpico Internacional dijo que “condena firmemente estos métodos que claramente buscan mancillar la reputación de atletas limpios”.

“El COI puede confirmar que los deportistas mencionados no violaron ninguna norma antidopaje durante los Juegos Olímpicos de Río 2016”, agregó.

Los hackers, que han creado su propio cibersitio, no respondieron a mensajes pidiendo comentarios. Su nombre, “Fancy Bears”, haría una referencia irónica a un grupo de ciberpiratas que muchos investigadores de seguridad han vinculado desde hace tiempo a Rusia. La AMA los considera responsables del último robo de información.

El grupo proclamó su alianza con Anonymous, el movimiento de hackers vengadores, y dijo que entró a la AMA para mostrar al mundo “cómo se ganan las medallas olímpicas”.

“Seguiremos contándole al mundo sobre el dopaje en los deportes de élite”, dijo el grupo el jueves. “Estén atentos a nuevas filtraciones”. (D)

Publicidad