Ecuador. Lunes 5 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Djokovic pierde los estribos y las semifinales de Shanghai

El tenista serbio Novak Djokovic tira una toalla en su derrota ante Roberto Bautista Agut en el Masters de Shanghai el s·bado, 15 de octubre de 2016. (AP Photo/Andy Wong)

SHANGHAI (AP) — Novak Djokovic perdió primero los estribos y luego su partido de semifinales del Masters de Shanghai el sábado ante el español Roberto Bautista Agut por 6-4, 6-4.

Publicidad

El serbio tuvo muchos problemas para controlar sus errores por segundo partido consecutivo, al fallar tiros desde la línea de fondo y hasta algunos drop shots de rutina. Acabó con 29 errores no forzados y apenas convirtió dos de los nueve puntos de quiebre que tuvo a su favor.

Djokovic tampoco pudo controlar sus propias emociones. Hizo pedazos su raqueta después de perder el primer set —incluso agarró una toalla de una recogepelotas para recoger las partes él mismo— y se rasgó la camisa furioso durante otro punto.

También peleó repetidamente con el juez Carlos Bernardes sobre las pelotas en la línea y por una infracción de exceso de tiempo cuando se cambió la camisa rasgada. Continuó el intercambio verbal, incluso después del partido, cuando se quejó en una conferencia de prensa posterior.

“(Bernardes) fue la estrella del espectáculo”, aseguró. “Eso es lo que quería ser hoy”.

Djokovic ha hablado en varias ocasiones esta semana acerca de que trataría de calmarse en la cancha y se reencontrar su alegría interior por el juego, después de un par de años que lo dejaron agotado emocionalmente. Durante su partido de cuartos de final, incluso se puso a tararear para tratar de controlar su ira.

El sábado no hubo canciones. Sólo frustración.

“Fue uno de esos días”, dijo el número uno del mundo. “Las cosas te salen al revés de como quisieras, pero, de nuevo, uno aprende. Cada día es una lección”.

Esta ha sido una temporada llena de lecciones para un jugador que no está acostumbrado a la derrota. Perdió en Wimbledon ante Sam Querrey, en la primera ronda de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro frente a Juan Martín del Potro, y en la final del US Open ante Stan Wawrinka.

También ha tenido lesiones, otro problema inusual en años recientes para Djokovic.

Pero el serbio no cree que estas situaciones sean insuperables, o que lo llevarán a seguir bajando su rendimiento.

“Tarde o temprano tenía que pasar por esto”, dijo. “Sabía que no podría seguir jugando al más alto nivel todo el tiempo durante tantos años. Pero es una buena experiencia, y ojalá me ayude a mejorar”.

Andy Murray tuvo sus propios problemas para manejar sus emociones en la otra semifinal ante Gilles Simon, pero el escocés pudo enfocarse para ganar 6-4, 6-3 y avanzar a su décima final del año. (D).

Publicidad