Ecuador. martes 19 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Guardiola suena irascible, pero concentrado en el City

El técnico de Manchester City Pep Guardiola celebra la victoria tras un partido de la Liga Premier inglesa contra Burnley en el Etihad Stadium, en Manchester, el lunes, 2 de enero del 2017. (Martin Rickett/PA via AP)

LONDRES (AP) — Apenas seis meses después del inicio de su reinado en Manchester City, Pep Guardiola ha sonado irritable y tenso por las demandas del fútbol inglés.


Publicidad

Y Guardiola parece estar ya en cuenta regresiva para su retiro. No solamente de Man City ni de la Premier, sino del fútbol.

Manchester City es tres años o más, pero aún así me estoy acercado al fin de mi carrera como técnico”, dijo Guardiola en una entrevista con la cadena estadounidense NBC grabada a inicios de diciembre, pero transmitida apenas la semana pasada. “Estoy muy seguro de eso”.

Pero el final no es inminente.

Antes de que City se apresure a buscar un sucesor, Guardiola claramente no planea un escape inmediato de Manchester, no importa lo helado que está encontrando su primer invierno inglés.

“No voy a ser un entrenador a los 60 o 65 años”, dijo Guardiola.

Y en el club no existe la sensación de que Guardiola esté distraído del reto de devolver el trofeo de la Premier al Etihad por primera vez desde el 2014.

Guardiola, que estuvo particularmente irascible tras la victoria del lunes sobre Burnley, está descubriendo rápidamente lo dura que es la competencia. City ha abierto la segunda mitad de la campaña en tercer lugar y está siete puntos debajo del líder Chelsea, que además tiene un partido menos, mientras que Manchester United les sigue a apenas tres puntos.

A diferencia de sus previos términos en Barcelona y Bayern Munich, ni hay garantía de trofeo al final de la primera campaña de Guardiola y los comentarios a la NBC crearán incertidumbre, aunque no intencional, sobre su dedicación al City.

Es curioso que alguien anuncie tan temprano en un empleo que está pensando ya en su partida. Especialmente cuando has sido deseado por City por tanto tiempo, que instaló a ex ejecutivos para hacer el club más atractivo para Guardiola.

Pero cuando City consiguió a Guardiola, sabía que estaba contratando a alguien no interesado en proyectos a largo plazo. Guardiola ganó tres títulos españoles y dos cetros de la Liga de Campeones con Barcelona entre el 2008 y el 2012 antes de dejar la banca del Camp Nou.

Tres campañas en Bayern Munich, en las que se llevó otros tres títulos de liga, fueron suficientes para Guardiola antes de tomar un nuevo reto en Manchester.

El aura futbolística se ha apagado algo en Inglaterra, donde las cuatro derrotas del City son más que las sufridas por cualquier otro rival entre los seis primeros. El último contratiempo en ruta al título fue infligido por Liverpool, con su ex rival en la Bundesliga Juergen Klopp llevándose la mejor parte del duelo.

En la primera experiencia de Guardiola en el atestado programa navideño del fútbol inglés, City regresó a la acción en 48 horas el lunes. El partido contra Burnley comenzó mal, con Fernandinho expulsado, pero City se las arregló para llevarse una victoria de 2-1.

En lugar de celebrar el resultado, Guardiola dio secas entrevistas tras el encuentro, en las que se le vio irritado por una serie de preguntas que cuestionaron problemas disciplinarios del equipo y la entrevista sobre su futuro.

Un Guardiola visiblemente exasperado habló sobre “reglas especiales” en Inglaterra, reflexionando sobre cómo trata de acostumbrarse aún a la forma en que son interpretadas las leyes del fútbol en la Premier en lugar de criticar a los árbitros.

“Tengo que adaptarme”, dijo.

Quizás Guardiola ha percibido la alegría que saluda cada uno de sus contratiempos en Inglaterra y comentarios de que su reputación como técnico se basa en la fortuna de haber tenido a Lionel Messi entre sus talentos en Barcelona.

En lugar de ser egocéntrico, Guardiola acepta que no es “excepcional”.

“Fui afortunado de tener a excelentes jugadores en un club grande”, dijo. “Si hubiese sido entrenador de equipos menores que Barcelona y Bayern Munich no habría ganado esta cantidad increíble de títulos. Para la gente que cree que Pep llega aquí y City va a ganar, no”. (D)