Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

James vuelve a reivindicarse y el Madrid pone un pie en cuartos

El colombiano James RodrÌguez, del Real Madrid, anota su gol durante el duelo de la Copa del Rey ante el Sevilla F.C. en el estadio Santiago BernabÈu de Madrid el miÈrcoles 4 de enero de 2017. (AP Foto)

Madrid, 4 ene (EFE).- El Real Madrid completó con una exhibición su difícil compromiso ante el Sevilla, que fue inferior y perdió 3-0 frente al cuadro de Zinedine Zidane en la segunda jornada de la ida de los octavos de final de la Copa del Rey.


Publicidad

El duelo estrella de la eliminatoria, con permiso del Athletic-Barcelona, acabó con una victoria de prestigio para el conjunto blanco. El equipo de Jorge Sampaoli se presentó en el Santiago Bernabéu como una dura prueba tras confirmarse incluso como una alternativa en Liga a los dos grandes del fútbol español.

El miedo a las consecuencias del esfuerzo del Real Madrid en el Mundial de Clubes se despejó en los primeros minutos del choque. En ellos, el Real Madrid, que reservó a Cristiano Ronaldo (en la grada) y a Karim Benzema y a Keylor Navas (ambos en el banquillo), salió con una alineación poco habitual con nombres diferentes como los de Marco Asensio, Kiko Casilla, Álvaro Morata, Nacho Fernández o James Rodríguez.

Precisamente, fue este último quien se reivindicó con un golazo, el primero y el que abrió el camino de la victoria madridista, y con el que demostró que aún tiene mucho que decir en el Real Madrid. El tanto del colombiano, acompañado del partidazo de Luka Modric y de Marcelo, marcó el vendaval blanco que no pudo frenar el Sevilla.

Raphael Varane de cabeza a la salida de un córner y, de nuevo James, en esta ocasión de penalti, pusieron un 3-0 contundente en el marcador que ya no se movió en la segunda parte. El Real Madrid siguió dominando y, pese a los cambios de Sampaoli, que intentó impulsar a su equipo con las salidas de Kranevitter y Sarabia, nada cambió y los blancos se dieron una alegría con buen fútbol. (D).