Ecuador. viernes 24 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Barcelona cae en Málaga

Los jugadores del Barcelona, Lionel Messi, izquierda, y Neymar, durante un partido contra M·laga por la liga espaÒola el s·bado, 8 de abril de 2017, en M·laga. (AP Foto/Daniel Tejedor)

BARCELONA (AP) — El Real Madrid concedió un gol de Antoine Griezmann a falta de cinco minutos y un empate 1-1 contra el Atlético de Madrid el sábado, pero paradójicamente reforzó sus opciones de ganar la liga española después que el Barcelona, lejos de aprovechar el tropiezo, se disparara en el pie al caer derrotado por 2-0 en su visita al Málaga.


Publicidad

El Madrid sigue puntero por la 31ra fecha, ahora con 72 unidades y un partido pendiente contra el Celta de Vigo, además de ampliar a tres puntos su ventaja sobre el escolta Barsa, victimizado por goles del ex azulgrana Sandro Ramírez a los 32 minutos y Jony Rodríguez a los 90, más la expulsión de Neymar (65).

“Cualquier error te puede costar el título. Espero que no nos tengamos que acordar de los dos puntos que nos hemos dejado”, avisó el central madridista, Sergio Ramos, tras igualar en el derbi.

A falta de ochos fechas para el final del campeonato, el Barsa pareció no tomar nota, cayendo en el feudo del 14to clasificado, Málaga.

“Nos metieron un gol y se puso cuesta arriba. No tuvimos frescura”, reconoció el zaguero argentino del Barsa, Javier Mascherano, mientras que Luis Enrique se mostró combativo.

“La liga se nos pone difícil, pero hay que pelearla. Nada que reprochar a mis jugadores”, declaró el timonel.

En Málaga, el uruguayo Luis Suárez gozó de una excelente ocasión para inaugurar el marcador tras gran control y remate de un pase largo de Jordi Alba, pero Carlos Kameni tapó en la salida, y fue el Barsa el que quedó retratado en un pelotazo de Juankar Pérez, conducido en escapada por Sandro, hábil para definir a la derecha de Marc-André Ter Stegen.

El gol del ex azulgrana desestabilizó al conjunto de Luis Enrique, que a punto estuvo de encajar el segundo en un tiro del venezolano Juanpi Añor, vio como Suárez desestimaba un remate en inmejorable posición y finalmente lamentó la expulsión de Neymar por doble tarjeta amarilla.

El brasileño, que recibió la primera en el periodo inicial por entretenerse al atar sus botines, acabó reflejando el descalabro de su equipo al ver la roja por una entrada a destiempo.

Tiempo y capacidad de reacción es lo que le faltó al Barsa para revertir la situación, empeorada en el desenlace con el gol de Jony al contragolpe.