Ecuador. miércoles 20 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Habrá campeona inédita en US Open: Stephens o Keys

La estadounidense Sloane Stephens festeja tras derrotar a su compatriota Venus Williams en la semifinal del Abierto de Estados Unidos, el jueves 7 de septiembre de 2017 (AP Foto/Julio Cortez)

NUEVA YORK (AP) — Sloane Stephens y Madison Keys buscarán su primer título de un certamen del Grand Slam, tras ganar el jueves sus respectivos duelos ante compatriotas estadounidenses para instalarse en la final del US Open.


Publicidad

A dos puntos de la eliminación ante Venus Williams, Sloane Stephens encontró la inspiración. Realizó sus mejores golpes en el momento más oportuno y avanzó a la final de un torneo del Grand Slam por primera vez en su vida.

También Keys disputará por primera vez la final de uno de los cuatro grandes certámenes, luego de doblegar 6-1, 6-2 a CoCo Vandeweghe.

Stephens estuvo muy cerca de sucumbir, pero ganó los últimos tres games de la primera semifinal de la noche entre dos tenistas estadounidenses, para doblegar el jueves 6-1, 0-6, 7-5 a Williams, siete veces campeona de majors.

“Hizo falta mucha pelea”, dijo Stephens.

A sus 37 años, Williams buscaba ser la mujer de mayor edad en obtener un título de Grand Slam en la era abierta, que se remonta a 1968. Asimismo, buscaba su tercera final de un major en la temporada, algo que consiguió por última vez hace 15 años.

Así de larga y exitosa ha sido la carrera de Williams. Su primer cetro en Flushing Meadows llegó en 1997, año en que debutó en este escenario.

En aquella época, Stephens tenía 4 años.

“Sinceramente, me siento muy honrada por jugar con ella, una de las más grandes de este deporte”, comentó Stephens, quien se unió a los espectadores para aplaudir a Williams, mientras la veterana abandonaba la cancha del estadio Arthur Ashe.

Y Williams estuvo muy cerca de imponerse. Tuvo la delantera por 5-4 y Stephens servía en 30 iguales.

Luego, las dos rivales se involucraron en un punto electrizante, que incluyó 25 golpes a la pelota y que Stephens resolvió de manera magistral con un tiro de pase y de revés, el cual dejó la pelota justo encima de la raya.

Entusiasmada, la joven batió los puños en el aire.

En 5 iguales, Stephens logró el quiebre con ayuda de un globito que puso de pie al público y con una carrera a toda velocidad para alcanzar frente a la red un tiro corto, transformado en winner desde un ángulo imposible para poner el game 0-30.

“No hubo nada que yo pudiera hacer contra esos tiros”, dijo Williams.

De pronto, Stephens tuvo el servicio con la oportunidad de llevarse la victoria más importante en su carrera. Con ello, buscaba además continuar con su impresionante regreso tras una cirugía en el pie izquierdo, a la que se sometió en enero.

Y no desaprovechó.

Volvió a la gira en julio, para disputar Wimbledon, donde quedó eliminada en la primera ronda. Perdió también su siguiente encuentro. Su posición en el ranking, que llegó a ser la undécima en 2013, cayó por debajo de las primeras 900.

Pero desde entonces, Stephens ha ganado 14 de 16 partidos.

“Sloane es ahora una nueva persona”, advirtió su próxima rival, de 22 años. “Pienso que ella le encanta estar de vuelta en la cancha, está emocionada y juega muy bien”.

A diferencia del toma y daca entre Stephens y Williams, Keys (15ta favorita) tuvo un día de campo. Ni siquiera una lesión en el muslo derecho, que requirió de un vendaje a la mitad del segundo set, le impidió avasallar a la vigésima preclasificada del torneo.

Será la primera final del torneo entre estadounidenses desde 2002, cuando chocaron Williams y su hermana Serena. (D)