Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Burzaco, el delator argentino, dice que Messi recibió cientos de miles de dólares por amistosos

Foto de archivo. El jugador de Argentina, Lionel Messi, gesticula durante un empate sin goles ante Perú por las eliminatorias mundialistas el jueves, 5 de octubre de 2017, en Buenos Aires. (AP Foto/Victor R. Caivano)

NUEVA YORK (AP) — Gestiones para conseguir encuentros con la presidenta Cristina Fernández, pagos de primas de cientos de miles de dólares a Lionel Messi por jugar en partidos amistosos, millonarias cuentas de banco con el actual secretario de Seguridad de Argentina, hermano del propio testigo.


Publicidad

Alejandro Burzaco, el testigo estrella de la fiscalía estadounidense en el juicio por corrupción en la FIFA, detalló el jueves la abarcadora red de influencias que manejaba a través de su compañía Torneos y Competencias y de otros negocios que, según sus propios cálculos, utilizó para pagar unos 160 millones de dólares en sobornos a unos 30 dirigentes deportivos y al menos a dos funcionarios públicos durante una década de operaciones.

En su cuarto día de testimonio dentro del juicio contra tres exdirigentes del fútbol sudamericano acusados de recibir sobornos y de otros delitos, el empresario argentino también declaró que el expresidente de la Conmebol, Nicolás Leoz, utilizaba al organismo rector del fútbol sudamericano como su “reino” personal, y que en una ocasión Leoz supuestamente robó cinco millones de dólares de un pago de la FIFA.

Burzaco testificó que en 2011 Hernán López, exdirector para América Latina de la cadena Fox Sports, le pidió ayuda para pactar una reunión con Fernández, la entonces presidenta de Argentina.

“Le respondí a Hernán López que si quería ver a la presidenta, (yo) podía hablar con Julio Grondona y con (el entonces secretario legal y técnico de la presidencia) Carlos Zannini para ver si podían organizar esa reunión”, declaró Burzaco durante el contrainterrogatorio del abogado de Juan Ángel Napout, uno de los tres acusados y expresidente de la Conmebol. No dijo cuál sería el propósito del encuentro, y negó recordar si finalmente se concretó.

En aquel entonces, Grondona era una importante figura política y deportiva como el titular de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y vicepresidente de la FIFA _cargos que ejerció hasta su muerte en 2014_, y el gobierno de Fernández explotaba los derechos de televisión de los partidos de la liga argentina bajo el programa Fútbol para Todos.

A preguntas del abogado de Napout, John Pappalardo, Burzaco negó en varias ocasiones haber pagado sobornos a Fernández o al actual presidente argentino Mauricio Macri, quien tiene vínculos con el fútbol por su etapa como presidente del club Boca Juniors entre 1995 y 2007.

Burzaco afirmó que el dinero en sobornos para los exfuncionarios argentinos Pablo Paladino y Jorge Delhon se registraba con el nombre de “Cristina en efectivo”, en referencia a la entonces mandataria, pero puntualizó que él no era el encargado de poner el nombre a los registros internos de las coimas que pagaba su empresa.

Paladino fue coordinador de Fútbol para Todos y Delhon asesor de la jefatura de gabinete de ministros durante el mandato de Fernández. Pocas horas después de que Burzaco los incriminara, Delhon se suicidó tirándose a las vías de un tren a las afueras de Buenos Aires.

Varios exfuncionarios del gobierno de Fernández (2007-2015) están desde hace tres años bajo la lupa de la justicia argentina por el manejo del dinero del Fútbol Para Todos.

Fernández se desvinculó el jueves del caso a través de varios mensajes en sus cuentas de Facebook y Twitter.

De otro lado, Burzaco dijo que Messi y otros jugadores de la selección argentina recibieron cuantiosas primas de Torneos y Competencias por participar en partidos de exhibición.

En el caso de Lionel Messi y otros jugadores de la selección argentina, les pagamos 200.000 dólares por amistosos”, testificó, sin abundar sobre esos acuerdos o los métodos de pago. Indicó que ese dinero era adicional al que recibían los futbolistas de parte de la AFA por disputar esos partidos.

En cuanto a Leoz, Burzaco sostuvo que el dirigente “a veces confundía sus finanzas personales con las finanzas de la Conmebol… Quiero decir que robaba de la Conmebol”.

Leoz está acusado de corrupción por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y un juez paraguayo aprobó el jueves su extradición a este país.

Burzaco dijo que Leoz se apropió de una indemnización de cinco millones de dólares que la FIFA destinó a la Conmebol tras la creación del Mundial de Clubes, un torneo que hizo desaparecer a la antigua Copa Intercontinental en la que se enfrentaban los clubes campeones de Europa y Sudamérica.

“Un día me dicen desde el Banco do Brasil que Leoz había dado instrucciones a la FIFA, y a la FIFA no le importó mucho, para que depositaran los cinco millones en su cuenta personal en vez de la cuenta bancaria de la Conmebol”, relató.

Además, Burzaco reconoció que tenía una cuenta bancaria conjunta con su hermano Eugenio, actual secretario de Seguridad del presidente Macri, en la que hubo movimientos por varios millones de dólares entre 2008 y 2010.

Aseguró que su hermano no administraba la cuenta, en la que en junio de 2008 se depositaron 4,23 millones de dólares que según Burzaco fueron producto de la venta de acciones de Torneos y Competencias.

“Mi hermano aparecía (en la cuenta) en caso de que yo muriese, para que hubiese alguien responsable por esos fondos”, señaló.

Al inicio de la audiencia Burzaco declaró que nunca entregó personalmente dinero en efectivo por sobornos a Napout sino que esos pagos se realizaban a través de las varias compañías en las que tenía intereses.

“Las transferencias iban a Napout a través de Datisa (una empresa conjunta con Torneos), y estoy seguro de eso porque el mismo señor Napout me lo confirmaba”, dijo Burzaco.

Además de Napout, encaran juicio los extitulares de las federaciones de fútbol de Brasil y Perú, José María Marín y Manuel Burga, respectivamente. (D)