Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Twitter obligado a revelar datos de usuario anónimo

Twitter respondió positivamente a una orden judicial para compartir los datos personales de un usuario anónimo acusado por difamación, avivando así el debate sobre privacidad y libertad de expresión en Internet.


Publicidad

El consejo municipal de South Tyneside, en el noreste de Inglaterra, acudió a un tribunal de California para saber quién estaba detrás de las acusaciones anónimas publicadas en un blog llamado Mr. Moneky en contra de tres concejales y uno de sus funcionarios. Según el vocero del consejo, Paul Robinson, Twitter accedió a facilitarles la información de al menos una cuenta vinculada con la publicación.

La revelación se produce pocos días después de que la necesidad de delinear las alternativas para regular ciertos puntos legales de Internet en una reunión previa a la cumbre del G8 en Francia .

También sigue al escándalo que involucra a Ryan Giggs, un famoso futbolista de la Liga Premier inglesa que le exigió a Twitter revelar la identidad de más de 75.000 usuarios , a los que acusó de violar una “súper orden judicial” que buscaba resguardar su privacidad.
Importante precedente. Según el diario británico The Guardian, “se cree que es la primera vez que Twitter cede a la presión judicial para identificar usuarios anónimos”.

Y, en ese contexto, la decisión de la compañía ha sido presentada por algunos como un importante precedente en la batalla por regular Internet.

“Twitter -como muchas otras compañías de internet estadounidenses- cumple con las órdenes judiciales de los tribunales de Estados Unidos y con las solicitudes de las diferentes agencias encargadas de hacer cumplir la ley”, afirmó Rory Cellan-Jones, el experto en asuntos de tecnología de la BBC, quien recordó que el gobierno de Estados Unidos le pidió a

Twitter información sobre varias personas vinculadas con WikiLeaks.
“Ese caso todavía no concluye, porque Twitter notificó a los usuarios y estos decidieron pelear”.

“Pero Ahmed Khan, el concejal de South Tyneside sospechoso de estar detrás de las acusaciones publicadas en el blog “Mr. Monkey”, decidió no recurrir a la corte, y por eso Twitter facilitó su información”, explicó Cellan-Jones.

Efectivamente, el concejal independiente Khan confirmó que Twitter lo había contactado en abril para informarle de la solicitud del tribunal.

Asimismo, dijo que Twitter le informó que tenía 21 días para presentar un argumento legal en contra de la demanda y que de no hacerlo facilitaría sus datos, incluyendo correo electrónico, número de celular y números IP.

Pero el concejal afirma ser inocente. “Soy el tipo de persona que dice lo que piensa cara a cara. No necesito esconderme detrás de un blog anónimo”.

Casos diferentes. Un vocero de Twitter dijo que no podían comentar sobre las órdenes y solicitudes que recibían. No obstante, recordó que es política de la empresa notificar a losusuarios antes de compartir su información.

De hecho, la semana pasada el jefe de Twitter para Europa, Tony Wang, ya había advertido de que su sitio entregaría información a las autoridades donde fuera “legalmente requerido”, y agregó que la gente que hacía “cosas malas” en la red social iba a tener que defenderse a sí misma.

En cualquier caso, para Rory Cellan-Jones es poco probable que ésta haya sido la primera vez que Twitter, o compañías similares, accedieran a cumplir con una orden legal en ese sentido.

“Google, por ejemplo, publicó el año pasado un reporte sobre transparencia en el que se reveló que en tan sólo seis meses recibió más de 4.000 solicitudes de información sobre sus usuarios de parte de agencias de gobierno de Estados Unidos y más de 1.300 desde el Reino Unido”, recordó el experto en tecnología de la BBC.

Y, en su opinión, parece que aquellos que publicaron en Twitter el nombre de Ryan Giggs todavía no tienen por qué preocuparse.

“Mientras que el caso de South Tyneside tenía que ver con un juicio por difamación iniciado en una corte de Estados Unidos, los abogados del futbolista están intentando imponerle una orden emitida por un tribunal británico a una compañía estadounidense. Y eso es algo muy complejo”, concluyó.