Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Jóvenes aprovechan vacaciones en la Sierra para trabajar

Bryan Carrera, estudiante de 21 años de la Universidad Central del Ecuador, comenta que, en sus vacaciones que se aproximan, espera trabajar.


Publicidad

Entre sus opciones está laborar como mesero en alguna cadena de restaurantes o de vendedor en una de las franquicias de cine.

“Quiero aprovechar el tiempo que dispongo en vacaciones. El dinero que gane lo invertiré en algunos gastos personales, como un nuevo celular”, explica el joven.

Como Bryan, muchos jóvenes universitarios buscan empleo en verano para solventar sus gastos y cubrir con sus necesidades.

Según datos del Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC) y la Comisión Económica para América Latina (Cepal) aproximadamente el 40% de estudiantes universitarios trabajan en vacaciones, lo que representa unos 24 848 jóvenes, si se toma en cuenta que el total de personas matriculadas en universidades es de 62 120.

Los empleos más demandados son de meseros en bares y restaurantes, vendedores en tiendas de centros comerciales, supermercados, administradores de cybers café, transcriptores de textos en centros de cómputo, entre otros.

Gabriela Iacovino, del área de Recursos Humanos de Mc Donalds, comenta que en esta época del año en los locales de Quito varios jóvenes buscan empleos temporales y la empresa tiene varias plazas.

“Algunos jóvenes buscan emplearse durante dos meses y aquí se les da la apertura”, explica Iacovino.

Por su parte, Estefanía Quintana, estudiante de 23 años, señala que al momento se encuentra trabajando como mesera en una cadena de restaurantes para poder pagar su matrícula universitaria del próximo semestre. Al mes gana $245.

“Espero reunir parte del dinero para mis estudios, lo demás me ayudarán mis papás”, dice la joven.

Jairo Salas, universitario de 22 años, trabaja en la administración de un cyber café ubicado al norte de Quito.

Asegura que el trabajo es divertido porque conoce más gente y pasa conectado a la Internet casi todo el día. Al mes, Jairo percibe $246. “En este trabajo he podido hacer muchos amigos, me gusta relacionarme con las demás personas y además, gano dinero para gastarlo en diversiones y ahorrar un poco”.

Por su parte, Esteban Ortiz, propietario de la papelería ABC ubicada en el sur de Quito, asegura que en esta época del año varios de sus empleados fijos piden vacaciones.

Por esta razón puso a su disposición varias vacantes mientras algunos de sus trabajadores están ausentes.

“Varios chicos preguntan por la opción de empleo en época de vacaciones. Trabajan durante dos o tres meses y luego se van”, manifestó Ortiz. (SA)