Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Banca rechaza nuevas reglas para la reserva de liquidez

Las nuevas reglas en la composición de la liquidez de los bancos privados y públicos, establecidas por el Banco Central del Ecuador (BCE), generan malestar en la banca privada.


Publicidad

La Asociación de Bancos Privados advirtió, en una carta dirigida al presidente del BCE, Diego Borja, que la nueva regulación 020 2011 del Banco Central, publicada en el Registro Oficial del 7 de julio pasado, obligaría a la banca a adquirir títulos del Estado para que sean parte del encaje bancario.

La resolución contradice al Código de las Finanzas Públicas que prohíbe a cualquier funcionario público a ejercer presión para la compra de papeles por parte de la banca.

En cuanto a la constitución de estas reservas, se puede constituir hasta el 100% con los saldos en dólares y hasta el 75% con instrumentos financieros emitidos por el Estado Central con repago en un plazo menor a los 360 días.

La interjección “y” que aparece en la normativa, es interpretada por la banca como una manera de obligar a comprar papeles.

En la resolución también se incluye la disposición obligatoria de encajar con un rubro mínimo del 1% de “los valores de renta fija del sector no financiero de emisores nacionales públicos”.

El tema de la compra obligatoria de papeles y otros problemas llevan al gremio de los bancos ecuatorianos a pedir que esta resolución “intensamente preocupante” sea eliminada por ser técnicamente inconveniente e ilegal.

De acuerdo a la norma, el encaje queda en 2% para la banca privada sobre todos los depósitos y captaciones. Lo nuevo es que se incluyen los títulos valores inscritos en el Registro del Mercado de Valores.

De esta manera se amplía la base por sobre la cual se tiene que encajar, por lo que aumenta el volumen del encaje. La nueva base está constituida por recursos que forman parte del Patrimonio Técnico: “encajar sobre obligaciones convertibles en acciones, es castigar el incremento del Patrimonio Técnico que demuestra la solvencia de una entidad y del sistema”, explicó Robalino.

Para el representante de los banqueros, la medida desestimula el crecimiento del patrimonio.

Sobre el tema, Robalino sostuvo en una carta dirigida a Diego Borja, presidente del BCE, que: “La banca, con todo el respeto que merece el Poder Ejecutivo, no puede ser obligada a financiar el gasto público del Gobierno”, indicó la misiva.

Por su parte, Fernando Vivero, expresidente de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador, aseveró que no se ve un objetivo claro en la normativa que más bien es incongruente. Lo que conseguiría es mermar la liquidez de la banca, pero además desincentivar el mercado de valores.

En la norma, las instituciones financieras del sector público tendrán un encaje único del 4% para todos los depósitos y captaciones, incluyendo los títulos valores inscritos en el Registro del Mercado de Valores.

Las entidades públicas están obligadas a dividir el 4% en: 0,5% en efectivo y el resto, es decir 3,5% en obligaciones o certificados de inversión para encaje emitidos por la Corporación Financiera Nacional o instrumentos financieros emitidos por el Estado Central, con repago en un plazo menor a 360 días desde su compra.

El Banco del Estado, el Banco del IESS (Biess) y la Corporación Financiera Nacional (CFN) podrán constituir el 100% del encaje en bonos emitidos por el Estado Central.

Resolución
Encaje: Un tema polémico es la disposición de que el BCE reportará ante el sistema bancario a las instituciones que tengan posiciones de encaje semanal deficientes.

Liquidez: La Asociación de Bancos opinó que estas deficiencias no siempre representan problemas en la liquidez, pero si se informa sin conocer las causas, se crearían problemas, como una corrida bancaria.

Fecha: La regulación 020 determina que el nuevo cálculo de las reservas mínimas debe entrar en vigencia la primera bisemana, a partir de la vigencia de la presente regulación.