Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Asamblea reforma la ley del Sistema Financiero

Con 91 votos la Asamblea Nacional aprobó el proyecto de Ley Reformatoria a la Ley General de Instituciones del Sistema Financiero y a la Ley de Reordenamiento en Materia Económica en el área tributario-financiero, que tiene por objeto que las asociaciones mutualistas de ahorro y crédito cuenten con un capital propio que les permita otorgar derechos económicos y de propiedad a sus socios, con el fin de que la institución pueda capitalizarse a través de aportes de cualquier persona que tenga interés de invertir en las mismas, a cambio de la participación en los rendimientos y utilidades que genere la institución, informa la web de la Asamblea Nacional.


Publicidad

El documento aprobado, sobre la base del informe preparado por la Comisión de Régimen Económico y Tributario y su Regulación y Control, establece que las asociaciones mutualistas de ahorro y crédito para la vivienda son instituciones cuya actividad principal es la captación de recursos públicos para destinarlos al financiamiento de la vivienda, la construcción y al bienestar familiar de sus asociados, para lo cual podrán invertir, previa autorización de la Superintendencia, en instituciones de servicios auxiliares del sistema financiero de giro inmobiliario o en otras instituciones de servicios auxiliares calificadas por el organismo de control, cuyo objeto exclusivo se relacione con las actividades propias del giro del negocio, las que deberán evidenciarse en la composición de los activos de la mutualista.

Se establece un capital mínimo con el que este tipo de instituciones debe contar, además de determinar un período progresivo en el cual las mutualistas deben llegar a construir el capital mínimo establecido en la ley.

Los clientes de cada una de las entidades integrantes del Sistema Financiero Público y Privado, contará con una defensoría o defensor del cliente, principal y suplente, que los representará y que serán elegidos de entre uno de ellas o ellos en un proceso organizado por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.