Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cacao vuelve a la Amazonía para preservar la selva

Sao Félix do Xingú (Brasil), 29 mar (EFE).- El cacao, originario de la Amazonía y que prosperó en otras tierras brasileñas, ha sido reintroducido en esta región selvática por agricultores interesados en mejorar su renta y reforestar áreas devastadas.


Publicidad

La planta que da el fruto del que se produce el chocolate crece con facilidad en la selva y da un alto beneficio financiero, motivo por el cual se ha convertido en alternativa para los productores que antes destruían la Amazonía para aumentar los pastizales para la cría de ganado.

“Vimos que la ganadería no era viable porque teníamos que quemar más bosque para mantener la producción. El cacao nos ofrece hoy una renta mayor que el ganado”, dijo a Efe Altamiro Pereira Lorenzo, que hace diez años sembró 3.000 plantas de cacao en su propiedad de 62 hectáreas en el municipio de Sao Félix do Xingú, estado de Pará.

La sustitución de pastos por cacao ha sido rápida en Sao Félix, que además de tener el mayor rebaño bovino del país, con dos millones de cabezas de ganado, es considerado el mayor destructor de la Amazonía por haber devastado 10.110 kilómetros cuadrados de selva en los últimos diez años.

Además de ser una planta nativa, el cacao crece a la sombra, motivo por el cual los agricultores lo siembran en medio de árboles típicos de la Amazonía, como la caoba, lo que garantiza la preservación de la selva.

“Las condiciones de suelo y clima en la Amazonía son apropiadas para el cacao. Los estudios indican que los cultivos más próximos a la línea del Ecuador producen el cacao con las características más apreciadas por la industria”, señala un estudio del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de Amazonía (Imazon), una organización que lidera proyectos de desarrollo sostenible en la región.

Imazon puso en marcha un proyecto para certificar la producción sustentable de cacao de los asociados de la Cooperativa Alternativa de los Pequeños Productores Rurales y Urbanos de Sao Félix (Cappru). Según el presidente de la Cappru, Iron Eterno de Faria, la producción de la cooperativa pasó de 400 a 940 toneladas entre 1997 y 2011, y casi toda es vendida a la multinacional Delfi.

Para la Cappru, la mayor ventaja del cacao de la Amazonía es su bajo costo de producción, ya que no se gasta nada en fertilizantes ni químicos para atacar plagas como la “escoba de bruja”, que diezmó las plantaciones de Bahía.

Según Francisco Fonseca, coordinador de producción sustentable de la organización The Nature Conservancy (TNC) en la Amazonía, en Sao Félix se pueden plantar hasta 50.000 hectáreas con cacao. EFE