Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Dow Jones cae, pero se mantiene sobre los 13 mil

NUEVA YORK (AP) — Difícilmente lo necesitaba, pero el mercado bursátil de Estados Unidos recibió el miércoles otro recordatorio de que su destino está inexorablemente ligado a la economía europea.


Publicidad

Los tres principales índices de las bolsas neoyorquinas bajaron tras un reporte desalentador sobre los préstamos sin cobrar de los bancos españoles. El día anterior, las acciones estadounidenses aumentaron cuando España logró una exitosa subasta de bonos con vencimiento a dos años.

El promedio industrial Dow Jones bajó 82,79 puntos y cerró en 13.032,75, en un giro de 180 grados respecto a la ganancia de 194 puntos del martes.

El Standard & Poor’s 500 perdió 5,64 unidades para terminar en 1.385,14. El índice compuesto Nasdaq retrocedió 11,37 puntos para ubicarse en 3.031,45.

Dos acciones cayeron por cada cuatro que subieron en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de transacciones fue ligero, de 3.400 millones de títulos.

Los resultados subrayaron cómo el mercado ha reaccionado de manera errática a últimas fechas, a veces enfocándose en novedades aparentemente insignificantes y en otras hace caso omiso de sucesos que evidentemente parecen ser importantes.

“Se hace difícil calificar al mercado en estos momentos”, opinó Mike Schenk, analista del Credit Union National Association, una asociación profesional. “Por un lado ocurren días buenísimos, pero por el otro lado tenemos días e incluso semanas que lucen bastante mal”.

El euro bajó y los precios de los bonos del Tesoro subieron debido a que los inversionistas buscaron refugios para su dinero. El rendimiento del bono estadounidense a 10 años se ubicó en 1,98% en las operaciones vespertinas.

Una ola de reportes de ganancias del primer trimestre también influyó en el comportamiento temperamental del mercado. IBM e Intel superaron el martes los cálculos de los expertos, pero cayeron el miércoles en el Dow debido a que los inversionistas se decepcionaron por el nulo crecimiento en sus ingresos.

La crisis de deuda europea no es algo nuevo, pero el miércoles surgieron datos que recordaron la incertidumbre.

El Fondo Monetario Internacional emitió un reporte inquietante sobre el estado de la economía europea, afirmando que los bancos podrían reducir sus préstamos a fin de preservar capital.

España reportó que la proporción de deudas sin cobrar de sus bancos había alcanzado niveles no vistos desde hace 18 años, y su índice bursátil de referencia disminuyó 4%. A pesar de que Grecia ha acaparado los titulares de prensa, la situación de España es potencialmente mucho peor. Grecia abarca el 2% del producto interno bruto de la eurozona mientras España ocupa el 11%. Sus tribulaciones también generan dudas sobre qué tanto se propagará la crisis.

“Si ves deterioro en España, tienes que preguntarte qué pasa con Portugal, qué pasa con Italia”, dijo Quincy Krosby, estratega de mercado de Prudential Financial.

Los inversionistas estarán atentos el jueves, cuando España colocará bonos a 10 años y esos resultados podrían repercutir en el mercado el resto de la semana.