Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Las camisas de Capriles se vuelven un buen negocio

LEGON, Venezuela (AP) — En una pequeña casa de techo de zinc y paredes de ladrillo sin frisar, una costurera humilde de 58 años confecciona las camisas para un joven político que ella espera que sea el próximo presidente de Venezuela.


Publicidad

La costurera de estatura media, tez morena y cabello rizado corto es Petra María Rengifo. Ella trabaja en una de las cuatro máquinas de coser, que son los únicos muebles de su pequeña casa de piso de concreto en el poblado central de Legon, de unos 500 habitantes y viviendas humildes.

El caserío remoto es similar a cientos más a lo largo y ancho del país cuyos habitantes se han ido desencantado de los políticos en general y del presidente Hugo Chávez, luego de 13 años de gobierno. El candidato presidencial opositor Henrique Capriles ahora trata de conquistarlos, visitándolos casa por casa.

Rengifo acabó bajo el reflector gracias a una casualidad: Una de sus camisas hechas por su negocio la acabó usando un colaborador del candidato presidencial a finales del año pasado y a Capriles le gustó la camisa deportiva.

Ahora, Capriles casi usa exclusivamente las camisas de manga corta de Rengifo en la campaña electoral con la que busca derrotar a Chávez en las elecciones del 7 de octubre en el país. Las camisas vienen en colores brillantes y están hechas de una tela ligeras y resistente a las arrugas.

El gobernador del estado central de Miranda, de 39 años, rápidamente se convirtió en un consumidor fiel de la prenda producida por la pequeña empresa que tiene a Rengifo entre sus costureras.

Sin proponérselo, el opositor fue contagiando a su entorno político y seguidores con la vestimenta que ya es conocida como la “camisa de Capriles”.

“Sinceramente eso es un golpe de suerte”, afirmó el pequeño empresario, Lothar Luis González, 64 años, al relatar como las camisas que diseñó junto a su hijo tomaron auge a raíz de que Capriles comenzó a utilizarlas.

“Nosotros las vendíamos (en cantidades) moderadas, treinta camisas al mes. Ahora vendemos 60. Vendemos casi el doble de lo que vendíamos hace tres meses”, dijo González.

El empresario descartó que Capriles tenga un modelo exclusivo de camisas, y precisó que esa prenda es un modelo estándar de talla pequeña que cualquiera puede adquirir en su pequeño comercio de la localidad central de Guatire.

“No diseñamos para el gobernador. El gobernador nos modela a nosotros”, dijo entre risas González al explicar que gracias al frecuente uso que hace Capriles de las camisas desde diferentes puntos del país los han llamado para adquirir la prenda, e incluso otros de sus colegas como los gobernadores opositores de los estados Zulia, Lara y Carabobo, ya se cuentan entre sus clientes.

“Mis camisas son hechas en Venezuela por el talento que sobra en el país”, dijo a mediados del mes pasado Capriles durante una visita al estado occidental del Zulia al alabar los fabricantes de sus prendas.

“Siempre lo digo con mucho orgullo, porque esto es hecho en nuestro país, hecho en Venezuela, no es traído de otro país. Son hechas aquí por el talento que aquí sobra” comentó.

La pequeña empresa de González, para la que trabaja Rengifo, logró en meses recientes un crédito de la gobernación de Miranda para adquirir nuevas máquinas y aprovechar la expansión de las ventas.

Por lo pronto, Rengifo confesó sentirse “encantada de la vida” por el nuevo sustento económico que logró el coserle las camisas al gobernador, para ella y cinco de sus ocho hijos.

“Me siento orgullosa que un candidato, que un (posible) presidente se ponga una camisa que yo haga, y que yo se la vea puesta”, dijo emocionada.

Rengifo admitió que nunca ha conocido personalmente a Capriles, pero sus ojos brillantes y su amplia sonrisa dejaron traslucir la alegría que le produce cada vez que lo ve en la televisión usando las camisas hechas por ella, y escucha como el gobernador las alaba en público.

“Creo que él es una persona humilde como yo, como otra persona. Yo no le veo cara de rico”, dijo Rengifo.

2 Comentarios el Las camisas de Capriles se vuelven un buen negocio

  1. Carlos Castro // lunes 4 de junio de 2012 en 07:17 //

    Adelante, Sr. Capriles, Presidente de Venezuela !!!

  2. Ya pues Alvarado & Co. ròbese la idea de Capriles y ponga a la familia a confeccionar las camisas del MASHI-ADEFESIOSO para toda la burocracia y los fanàticos seguidores.  Seguramente se gane un contrato a dedo de unos 4 o 5 millones de camisas por supuesto pagadas con nuestra plata…..La ROBOLUCION està en marcha !!!!!

Los comentarios están cerrados.