Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rescate de España no impresiona en Nueva York. Wall Street cierra en rojo

NUEVA YORK (AP) — Un arranque de entusiasmo por el rescate financiero a la banca española se evaporó en cuestión de horas el lunes, y la ansiedad de los inversionistas por los problemas económicos de Europa crecieron en ambos lados del Atlántico.


Publicidad

En Wall Street, las acciones abrieron al alza, pero bajaron a lo largo de la jornada. La venta se aceleró en la última hora de operaciones y el índice Dow Jones perdió 142 puntos para cerrar en 12.411,23, en uno de sus peores descensos este año. Abrió ganando casi 100 puntos. El índice Standard & Poor’s 500 retrocedió 16,73 unidades y cerró en 1.308,93, mientras que el compuesto Nasdaq bajó 48,69 a 2.809,73.

Más alarmante aún es que los inversionistas están comenzando a desconfiar de los bonos de deuda de España e Italia, y los analistas temen que este sea el próximo país en buscar ayuda.

Las acciones con pérdidas superaron a las que registraron ganancias en proporción de 3 a 1 en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen fue de 3.200 millones de títulos, uno de los más bajos del año.

La tasa para préstamos a España subió y los índices europeos en general retrocedieron, lo que apunta a crecientes dudas sobre el intento más reciente de resolver la crisis de deuda europea.

“El acuerdo con España es temporal”, dijo Jim Herrick, director de inversiones de Baird & Co. “Hay problemas de fondo en la eurozona que quedan irresueltos”.

Durante el fin de semana, los países europeos se comprometieron a prestar a España hasta 125.000 millones de dólares para su sistema bancario, que quedó atrofiado por una caída de los precios de bienes raíces cuatro años atrás.

España es la cuarta nación europea en pedir un rescate luego de Grecia, Portugal e Irlanda.

Los estrategas del mercado pensaban que la ayuda a España aliviaría al menos temporalmente los temores de que la crisis de deuda de Europa se contagie por el mundo y cause un descalabro generalizado. Habían vaticinado un salto en el mercado como secuela del acuerdo, pero el ánimo de los inversionistas apenas varió.

El índice principal de Francia bajó 0,3% y el de Alemania subió sólo 0,2%. Ambos índices se habían elevado más de 2% al comienzo de la jornada. El índice de referencia de España cayó 0,5%.

El rendimiento de los bonos del España a 10 años subió 0,29 puntos porcentuales para quedar en 6,47%, señal de que el mercado de bonos está perdiendo confianza en la situación de España.

También cunde el nerviosismo por las elecciones en Grecia, que tendrán lugar el próximo fin de semana y que podrían ayudar a resolver el dilema de si ese país debe salirse de la eurozona.

Italia reportó que su economía se contrajo en 0,8% en el primer trimestre del año, el peor desempeño en tres años. El gobierno italiano ha tratado de contrarrestar la idea de que será el próximo en solicitar asistencia financiera internacional.

El rendimiento para los bonos italianos a 10 años subió también a 5,84%.

El precio del petróleo subió pero después volvió a bajar, perdiendo 65 centavos y quedando a 83,46 dólares el barril. Los inversionistas recurrieron a instrumentos más estables como los bonos del Tesoro estadounidense, y el rendimiento del bono a 10 años bajó de 1,64% a 1,60%.

El letargo económico chino está preocupando al mercado también. Una empresa de acero en China, Baoshan Iron & Steel, anunció que reduciría sus precios debido a la baja demanda para vehículos y maquinarias.

“China es una pieza enorme del rompecabezas económico mundial”, opinó Herrick. “Cualquier noticia que venga de allá será meticulosamente escudriñada”.