Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Corte británica dice que el Galaxy “no es tan genial” como el iPad

LONDRES (AP) — La Corte de Apelaciones de Gran Bretaña ratificó el jueves el fallo de una corte menor acerca de que la tablet de Galaxy de Samsung “no es tan genial” como el iPad de Apple y por lo tanto no viola los derechos de propiedad intelectual de la empresa estadounidense.


Publicidad

El tema central del caso era si la compañía surcoreana violó las patentes de diseño que Apple registró en 2004.

Al ratificar la conclusión de una corte menor, el fallo avala el dictamen que fue noticia en todo el mundo en julio. El juez Colin Birss habló entonces efusivamente sobre el diseño de Apple al refutar los argumentos contra su rival.

“La extrema simplicidad del diseño de Apple es sorprendente”, escribió Birss en su fallo entusiasmado por sus “superficies planas sin decorados”, su “muy esbelta montura” y “escueto borde”.

Las de Samsung “no son tan geniales”, agregó.

El jueves la Corte de Apelaciones estuvo de acuerdo por unanimidad con Birss y el juez

Robin Jacob ordenó a Apple dar a conocer los fallos judiciales para asegurarse de que los consumidores sepan que Samsung no es un plagiador.

Kim Walker, socia del despacho británico de abogados Thomas Eggar LLP, informó que el fallo es un respaldo a la originalidad de Samsung, aunque no a su diseño.

“Parece que uno no tiene que ser tan genial para ser original cuando se trata de derechos de propiedad intelectual”, escribió en un correo electrónico. “¡Sólo tienes que ser diferente!”.

El caso británico es sólo uno de varios en la batalla internacional de marca registrada que libran Apple y Samsung en Europa y Estados Unidos.

A comienzos de octubre, la Corte de Apelaciones en Washington anuló la orden de un juez para impedir que Samsung vendiera su teléfono inteligente Galaxy Nexus mientras estaba pendiente una demanda de patentes presentada por Apple. En septiembre un jurado dio la razón a la empresa estadounidense y ordenó a la surcoreana pagar 1.000 millones de dólares.