Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Los franceses trabajan tres horas y paran una para comer”

PARIS (AP) — Varios sectores de Francia reaccionaron ofendidos al conocer una carta dirigida por un empresario estadounidense al gobierno socialista del país europeo, en la que ridiculiza a tal grado la ética laboral francesa que dice que los trabajadores no deberían considerarse trabajadores.


Publicidad

Maurice Taylor, director ejecutivo de la empresa fabricante de neumáticos Titan International, explotó en una carta sin ningún tipo de moderaciones al ministro francés de Modernización Industrial Arnaud Montebourg.

La misiva era para explicar por qué su compañía no compraría parte de una planta en problemas de Goodyear, en Amiens. El ministerio confirmó la carta como auténtica, pero no fue posible obtener declaraciones por parte de Titan al respecto.

Maury Taylor, AP.

“He visitado la planta un par de veces”, dice la carta con fecha del 8 de febrero, según una copia publicada el miércoles en el periódico Les Echos.

“Los empleados franceses cobran salarios altos pero no trabajan más de tres horas. Tienen una hora para las pausas y para comer, hablan durante tres horas y trabajan otras tres. Se lo he dicho a la cara a los sindicalistas franceses. ¡Y me han respondido que en Francia las cosas son así!”, escribe el ejecutivo estadounidense, que concluye: “Muy pronto en Francia todo el mundo se pasará el día sentado en los bares bebiendo vino tinto”.

El Ministerio de Modernización Industrial se había acercado a Titan para iniciar negociaciones sobre la compraventa de la planta de Goodyear.

La respuesta de Taylor ha sido abrupta, por decirlo de alguna manera. Señor, su carta revela su deseo de abrir negociaciones con Titan”, dice. “¿Piensa realmente que somos tan estúpidos? Titan tiene dinero y elsavoir-faire para fabricar ruedas. ¿Qué es lo que tiene el sindicato loco? Tiene al Gobierno francés”. Y prosigue: “El granjero francés quiere ruedas baratas. No le importa nada saber si las ruedas vienen de China o de India, y si esas ruedas están subvencionadas. Titan se comprará un fabricante de ruedas chino o indio, pagará salarios de menos de un euro a la hora y exportará todas las ruedas que necesita Francia. En cinco años, Michelin no podrá producir ruedas en Francia. Pueden ustedes quedarse con sus así llamados obreros”.

La carta desató una reacción violenta de los medios franceses contra Taylor e incluso ocasionó que el propio gobierno francés se defendiera.

En una respuesta escrita del miércoles, de la cual The Associated Press recibió una copia, Montebourg le dice a Taylor: “sus palabras, tan extremistas como insultantes, muestran una perfecta ignorancia de nuestro país”.

“¿Puedo recordarle que Titan, la compañía que usted encabeza, es 20 veces más pequeña que Michelin, el líder tecnológico francés con alcance mundial y 35 veces más rentable? Eso muestra la magnitud de lo que Titan pudo haber aprendido y ganado inmensamente de una base francesa”, continuó Montebourg.

“Me gustaría recordarle al señor Taylor que Francia sigue siendo el destino europeo número uno para los inversionistas estadounidenses”, dijo el vocero del gobierno francés Najat Vallaud-Belkacem, al intervenir también.

“Es probable que existan muy buenas razones para eso”, agregó.

Según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Francia es una de las primeras de la lista de 10 naciones europeas más productivas. Sin embargo, analistas y políticos en toda Europa están cada vez más preocupados de que Francia, la segunda economía más grande de Europa después de Alemania, está perdiendo rápidamente su competitividad.