Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Consultora ambiental de demandantes contra Chevron rechaza reclamos

Stratus Consulting, la principal consultora ambiental de los demandantes contra Chevron en el juicio que se ventila en Ecuador, denunció la conducta inapropiada de los abogados de los demandantes en el juicio. Stratus también testificó que no existe ninguna base científica que sustente los reclamos punitivos de los demandantes contra Chevron Corp y Texaco Petroleum.


Publicidad

Chevron llegó a un acuerdo extrajudicial con la consultora estadounidense Stratus Consulting recientemente relacionado a las demandas por fraude y extorsión que estaban pendientes en su contra.

Stratus, parte acusada en la demanda bajo la ley federal estadounidense contra la asociación para delinquir y extorsionar , RICO, que fue presentada por Chevron en febrero de 2011, ha entregado declaraciones juradas que describen el conocimiento de la consultora acerca de la conducta indebida de los abogados de los demandantes en el juicio de Lago Agrio; además han atestiguado que no existe mérito científico alguno que sustente los reclamos por daños de los demandantes en contra de Chevron Corp.

Nos complace que Stratus se haya presentado para revelar la verdad. Solicitamos a todos quienes conozcan algo sobre el fraude que contamina el juicio en el Ecuador que comparezcan y hagan lo que es correcto”, dijo Hewitt Pate, vicepresidente y consejero general de Chevron.

En declaraciones juradas, Stratus detalla el papel que la firma y los abogados de los demandantes desempeñaron en la redacción del informe de daños supuestamente independiente de Richard Cabrera, que sirvió como base probatoria en la sentencia de 2011 en contra de Chevron en el Ecuador.

El testimonio también ofrece un recuento directo sobre el control que ejerció el abogado principal de los demandantes, Steven Donziger, sobre el proceso del “Informe Cabrera” y la presión que éste ejerció para fabricar los daños que se le atribuyen a Chevron.

Este viernes en una presentación ante la corte del Distrito Sur de Nueva York, los representantes de Stratus declararon:

  •  “Stratus no tiene conocimiento de evidencia científica alguna de que la gente en la antigua área de concesión esté tomando agua contaminada con petróleo”.
  • “Durante mi trabajo en el Ecuador, en ningún momento observé dato alguno que apoyara una determinación sobre contaminación de aguas subterráneas por las operaciones de Texaco”.
  • “No tengo conocimiento de ningún dato científico que muestre que algún efecto adverso para la salud sea ocasionado por contaminación derivada de operaciones petroleras en el Oriente”.
  • “La conclusión de que existe un exceso de 1.400 muertes relacionadas con cáncer cerca del área de operaciones petroleras es inválida e infundada”.
  • “No tengo conocimiento de ninguna evidencia científica creíble que respalde la afirmación de que los índices de cáncer fueron 30 veces más altos que lo normal, o que se haya determinado que la incidencia de leucemia infantil haya alcanzado niveles alarmantes”.
  • “No tengo conocimiento de ninguna evidencia científica creíble que indique que más de 9.000 personas en el área de las operaciones petroleras en el Ecuador habrán de contraer cáncer en las próximas décadas o que se pueda vincular tal incidencia con las operaciones petroleras”.
  • “No tengo conocimiento de ninguna evidencia científica creíble que respalde la afirmación de que la operación de la concesión a cargo de Texaco haya destruido miles de kilómetros cuadrados de selva virgen, o de que haya contaminado a decenas de miles de personas, ni que haya diezmado a los grupos indígenas que habitaban en la región”.
  • “Rechazo todos y cada uno de los resultados o conclusiones presentadas, tanto en mis reportes como en mi testimonio en el Proyecto de Ecuador. Lamento profundamente haber permitido que mi compañía y yo hayamos sido utilizados en el litigio de Lago Agrio, como evidentemente lo fuimos…”.

Stratus es el caso más reciente de individuos o grupos, anteriormente alineados con los demandantes, que acusan de fraude a los abogados de los demandantes, o que ofrecen testimonios de primera mano sobre la corrupción que ha contaminado, tanto al juicio como a la sentencia.

En el mes de enero, un ex juez ecuatoriano se presentó para admitir su papel a la hora de orquestar la sentencia fraudulenta en contra de Chevron. También fue revelado que Burford Capital, uno de los mayores contribuyentes de fondos de los demandantes, acusó a los abogados de los demandantes de fraude y de otras conductas indebidas en conexión con su batalla para ganar el caso.

En diciembre de 2012, un ex consultor ambiental de los demandantes se presentó con pruebas adicionales del fraude y la fabricación de evidencia por los abogados de los demandantes.

La fecha para el juicio de la demanda de Chevron entablada bajo la ley RICO ha sido fijada para el 15 de octubre de 2013.