Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ecuador dice que Panamá no le ha pedido apoyo contra la pesca ilegal

Quito, 19 jul (EFE).- El ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador aseguró hoy que no ha sido contactado para participar en un proyecto destinado a controlar la pesca ilegal en el Pacífico y promovido por instituciones panameñas, en contra de lo que indicaron el 25 de junio fuentes oficiales del país centroamericano.


Publicidad

El plan, según lo anunciado en Panamá por la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP), la Autoridad Nacional del Ambiente y la fundación ecologista MarViva, involucraría a sus autoridades junto con las de Colombia, Costa Rica y Ecuador, que se encargarían de la protección de sus respectivas áreas jurisdiccionales, con énfasis en las áreas protegidas.

La cancillería ecuatoriana, sin embargo, señaló en un comunicado que “ningún personero de estas instituciones ha hecho oficial el pedido de apoyo en este aspecto”.

“Dada la importancia de este proyecto para los intereses nacionales y regionales, el Gobierno del Ecuador analizará la propuesta cuando sea remitida legalmente”, añade la nota.

El Gobierno de Ecuador considera un “tema prioritario” el combate a la pesca ilegal no declarada y no reglamentada y sus instituciones trabajan en iniciativas para eliminarla, pero el proyecto presentado en junio en Panamá “no es parte de esta gestión, ya que la autoridad panameña no ha presentando formalmente dicha propuesta al país”, reiteró el ministerio.

La iniciativa anunciada por las autoridades panameñas incluye la creación de una base de datos a partir de la información que cada país obtenga de sus actividades y que compartirán entre ellos para facilitar la acción conjunta ante esta situación.

El objetivo principal es “eliminar la competencia desleal de los que realizan la pesca ilegalmente” en el llamado Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, según Giovanni Lauri, administrador general de ARAP.

El proyecto tendrá una duración de un año, con opción de prolongarse a tres, para llevar a cabo diferentes acciones que hagan cumplir la normativa vigente en materia pesquera de cada país.

Para ello, se han desarrollado algunas herramientas para que la labor de los inspectores sea más cómoda, como por ejemplo guías de peces e invertebrados, manuales de protocolo, así como talleres para mejorar la capacitación del personal. EFE