Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Firma estadounidense Abbott inicia retirada de leche en polvo en China

Pekín, 6 ago (EFE).- La firma estadounidense Laboratorios Abbott ha iniciado hoy la retirada de dos remesas de leche en polvo en China, ante la posibilidad de que los productos estén contaminados con una bacteria que puede causar botulismo, intoxicación que puede ser letal para los humanos.


Publicidad

Abbott se suma así al escándalo que envuelve a la neozelandesa Fonterra, después de que ésta anunciara que ha vendido a ocho clientes -cuyos nombres no ha revelado- concentrado de la proteína del suero de leche sospechoso de estar contaminado debido a una cañería sucia en una de sus plantas.

Según el Ministerio de Industrias Primarias de Nueva Zelanda este componente, que se utiliza en la elaboración de productos de alimentación infantil o bebidas deportivas, ha sido exportado a Australia, China, Malasia, Vietnam, Tailandia y Arabia Saudí.

El Gobierno chino instó ayer a la rama china de Abbott a retirar dos remesas de productos, después de que la embajada de Nueva Zelanda en Pekín alertara anoche de que estos bienes habían sido manufacturados por Fonterra y podían estar contaminados.

En un comunicado, Abbott confirma que los productos no fueron elaborados con materiales contaminados de Fonterra, pero sí empaquetados en las líneas de producción de la compañía neozelandesa, recoge hoy la agencia Xinhua.

“Las líneas de producción (de Fonterra) no fueron completamente saneadas después de la contaminación de los productos”, se señala en el documento.

Abbott ha iniciado la retirada preventiva de dos remesas de leche en polvo elaboradas en mayo de este año, que incluyen 7.181 cajas, de las que 112 ya han sido vendidas, mientras que las restantes aún permanecen selladas.

Este es el segundo caso de contaminación alimentaria que padece este año Fonterra, después de que en enero encontrara en algunos de sus productos restos de diciandiamida, un inhibidor de nitratos utilizado en fertilizantes.

Tampoco es el primero que afecta a la compañía en China, donde en 2008 estuvo involucrada en otro caso de contaminación que causó la muerte de seis bebés y 300.000 afectados. Entonces poseía el 43 por ciento de la firma china Sanlu, principal protagonista de aquel suceso.

El botulismo es una intoxicación que puede ser letal para los humanos y que se produce por un bacilo específico de alimentos envasados en malas condiciones. EFE