Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Surcoreanos regresan a la fábrica de Kaesong

Complejo industrial de Kaesong.

Corea del Sur (AP) — Ciudadanos de Corea del Norte y Corea del Sur regresaron el lunes a trabajar a un parque industrial que ambos países operan en forma conjunta, el cual estuvo cerrado cinco meses debido a fricciones diplomáticas entre las dos naciones.


Publicidad

Unas compañías reiniciaron rápidamente sus operaciones mientras otras preparaban su equipo.

Empresarios surcoreanos que perdieron millones de dólares debido a la interrupción dijeron que necesitarán varios meses para recuperarse.

“Me siento bien por el reinicio de las operaciones en el parque, pero también estoy triste”, dijo Sung Hyun-sang, presidente de la empresa de ropa Mansun Corporation, que perdió cerca de 7.000 millones de won (6,4 millones de dólares) debido al cierre del complejo fabril de Kaesong. “Hemos sufrido muchos daños”.

Cerca de 800 directivos surcoreanos y decenas de miles de obreros de Corea del Norte comenzaron a regresar el lunes a las fábricas del parque Kaesong, justo al norte de la zona desmilitarizada.

La reapertura es un indicio de que las relaciones entre las dos Coreas se están normalizando después de que Pyongyang amenazó con lanzar un ataque nuclear a principios de año.

Pero los empresarios en Kaesong, muchos de ellos propietarios de pequeñas y medianas empresas, siguen preocupados por el futuro. Las compañías de Kaesong perdieron alrededor de un billón de won (cerca de 920 millones de dólares) durante los pasados cinco meses y tardarán más de un año en recuperarse.

De los 1.350 trabajadores norcoreanos de Mansun, aproximadamente 1.000 regresaron a trabajar y probar los equipos el lunes. Cortarían telas y coserían con máquinas más tarde, dijo Lee Suk-ja, uno de los cuatro gerentes sudcoreanos de la planta que llegó a Kaesong el lunes temprano.

“Estaban contentos de vernos de nuevo. Fue como si acabáramos de conocernos”, dijo Lee entrevistado telefónicamente desde Kaesong. “Todo mundo aquí está sumamente ocupado hoy”.

El parque industrial, abierto en 2004 durante un periodo en que disminuyeron las tensiones entre las dos Coreas, es visto como una prueba para un eventual proceso de reunificación. Ahí se combinan la tecnología e innovación de Corea del Sur con la mano de obra barata norcoreana. También era el último gran proyecto de colaboración fronteriza hasta que Pyongyang retiró a 53.00 trabajadores en protesta por los ejercicios militares anuales conjuntos realizados por Estados Unidos y Corea del Sur, que consideró una afrenta a sus líderes.

En otro hecho, soldados surcoreanos mataron a tiros a un hombre el lunes cuando trataba de cruzar hacia Corea del Norte a través de la frontera fuertemente custodiada.

Funcionarios del ministerio de Defensa de Corea del Sur dijeron que un hombre vestido de civil ignoró las órdenes de los guardias de que regresara al sur y fue abatido después de saltar al río Imjin, que corre paralelo a la frontera. El incidente ocurrió en la parte oeste de la frontera, en Paju, al norte de Seúl.

El hombre fue identificado por su pasaporte como Nam Young-ho, quien fue deportado de Japón en junio, de acuerdo con oficiales del ministerio de Defensa que hablaron a condición de que se preservara su anonimato.

Trabajadores y directivos surcoreanos esperan para salir del complejo industrial de Kaesong en la oficina Intercoreana de Tránsito, cerca del poblado de Panmunjom, ubicado en la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur desde la Guerra de Corea, el lunes 16 de septiembre de 2013. Ambas naciones llegaron a un acuerdo para reiniciar las operaciones del parque, que dirigen en forma conjunta, cerrado desde abril debido a las tensiones por las amenazas de Pyongyang de lanzar un ataque nuclear. El letrero dice "Salida". (Foto de AP/Lee Jin-man)

Trabajadores y directivos surcoreanos esperan para salir del complejo industrial de Kaesong en la oficina Intercoreana de Tránsito, cerca del poblado de Panmunjom, ubicado en la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur desde la Guerra de Corea, el lunes 16 de septiembre de 2013. Ambas naciones llegaron a un acuerdo para reiniciar las operaciones del parque, que dirigen en forma conjunta, cerrado desde abril debido a las tensiones por las amenazas de Pyongyang de lanzar un ataque nuclear. El letrero dice “Salida”. (Foto de AP/Lee Jin-man)