Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU advierte que cancelar tratado de inversión bilateral será negativo

El embajador de los Estados Unidos en el Ecuador, Adam Namm, ha dicho Ecuador ahuyentaría inversiones estadounidenses si cancela un tratado bilateral de protección comercial, según ha publicado el semanario Líderes del diario El Comercio. “Si el tratado bilateral de inversión fuera cancelado obviamente tendría un efecto negativo, porque compañías de EE.UU. tendrían miedo de invertir por no tener protecciones como el acceso a una corte de arbitraje internacional, por ejemplo”, ha respondido Namm a una pregunta del periodista Pedro Maldonado.


Publicidad

Namm se ha referido a la decisión del gobierno de Rafael Correa de revisar al menos 26 acuerdos internacionales de ese tipo por considerarlos lesivos para la soberanía ecuatoriana. “Como todos saben, Ecuador está analizando si se cancela o se anulan estos tratados de inversión, no solo con EE.UU. sino con otros países. Para mí como Embajador el tratado es muy importante porque protege los intereses de empresas estadounidenses y ecuatorianas. En el sistema mundial de comercio estos protocolos protegen y generan confianza”, dice Namm.

Previo al anuncio, el gobierno ya había dado por terminado convenios con Francia, Alemania, Reino Unido, Irlanda y Suecia.

La auditoría, que podría desembocar en la anulación de otros tratados recíprocos de inversiones, estará a cargo de una comisión de juristas sudamericanos, que deberán entregar sus resultados a mediados del próximo año, según la Cancillería.

“Ecuador se encuentra en la actualidad en medio de algunos casos bajo arbitraje internacional; y ese sistema tiene mucho valor porque a las empresas privadas les sirve mucho. Es una manera de litigar en caso de desacuerdos y eso es importante para las compañías”, alega Namm.

Correa es un duro crítico de esos tribunales, basados en Estados Unidos y Europa, por considerar que están parcializados a favor de las compañías, y propone la creación de centros sudamericanos para dirimir las diferencias entre las empresas y los países donde actúan.