Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Augusto de la Torre ve un periodo de bajo crecimiento “que puede generar tensión”

Madrid, 25 jun (EFE).- El reto de Latinoamérica es conseguir crecimiento con equidad social, “una combinación difícil de conseguir”, afirmó hoy Augusto de la Torre, economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.


Publicidad

En una entrevista con Efe, de la Torre afirmó que “la región está en esta encrucijada después de una década dorada”, “puede ser que entremos en un periodo de bajo crecimiento, que puede generar mucha tensión social”, concluyó.

“Si los gobiernos pierden la capacidad de seguir mejorando la equidad social, vamos a entrar en problemas. Y la capacidad que los gobiernos tienen para poder distribuir la prosperidad depende de la prosperidad. Si no tienes prosperidad no hay mucho que distribuir”, dijo de la Torre.

Según datos del propio Banco Mundial (BM), se ha pasado de una década en la que el continente ha crecido entre el 5 y el 6%, mientras que ahora tiene una perspectiva de crecimiento de menos del 2 % de media, con países como Brasil, México o Chile que han rectificado a la baja sus perspectivas.

El economista jefe del BM reconoció que la desaceleración económica que vive Latinoamérica “es un fenómeno hasta cierto punto preocupante”, asociado a la desaceleración de todos los países emergentes, circunstancia que relacionó con la disminución del crecimiento en China.

No obstante, destacó como elemento positivo que “la región tiene un sistema de administración macroeconómica mejor armada para hacer frente a la situación” y citó como ejemplo a Chile, México, Colombia o Perú.

Si la desaceleración se prolonga en el tiempo, de la Torre dijo que Latinoamérica “necesitaría reformas estructurales” para mejorar la educación, infraestructuras, o el funcionamiento de los mercados.

“Espero en la región en la siguiente década olas de reformas estructurales importantes para el crecimiento”, después de que haya conseguido una estabilidad macroeconómica, a juicio del ejecutivo del Banco Mundial.

De la Torre, economista ecuatoriano, que fue presidente del Banco Central de Ecuador de 1993 a 1997, destacó la importancia de la innovación para el crecimiento de las economías latinoamericanas. “Si no hay capacidad latente de innovación el crecimiento se frena”, concluyó.

Este alto ejecutivo, que presentó en Madrid el informe del Banco Mundial “El emprendimiento en América Latina”, dijo que para que haya crecimiento económico tiene que haber calidad en infraestructuras, en capital humano, y espíritu emprendedor.

Pero afirmó que “incluso en los mejores momentos, Latinoamérica tiene un déficit de emprendimiento” y destacó que este déficit afecta no solo a las pequeñas empresas sino también a las multinacionales.

Preguntado por la integración regional, de la Torre afirmó que “mientras más acuciante es el problema de crecimiento económico y la desaceleración se vuelve más duradera, más necesario es que la región encuentre caminos de expandir sus horizontes más allá del mercado doméstico”.

“El enriquecimiento basado solo en el mercado doméstico no es la solución para la región”, dijo, “conectarse mejor con Asia va a ser, por ejemplo, para Sudamérica una de las agendas más importantes del futuro”.

En este sentido, se refirió a Alianza Pacífico, como “el más prometedor” de los procesos de integración. “Se ha hecho con una visión más moderna (…) se dan cuenta de que Asia es parte del futuro de la región”.

Reconoció que “hay un contraste” entre este organismo y otro grupo regional como es la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), que calificó de “más vieja data, que buscaban generar espacios de intercambio, más bien cerrándose a la apertura internacional”.

“Yo le veo más estancado comparado con la Alianza Pacífico”, concluyó.

No obstante, de la Torre afirmó “que hay espacio para una mayor integración regional, no me cabe ninguna duda”, aunque reconoció que Latinoamérica es muy heterogénea. EFE