Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Argentina demanda a EEUU ante Corte Internacional

Archivo - En esta fotografía de archivo del 31 de julio de 2014 la presidenta argentina Cristina Fernández ofrece una rueda de prensa en la casa de gobierno en Buenos Aires. (AP foto/Victor R. Caivano, Archivo)

BUENOS AIRES (AP) — Argentina demandó el jueves a Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia por la violar la soberanía del país, en el marco del conflicto que mantiene con acreedores en la nación norteamericana que le reclaman el pago de 1.500 millones de dólares.


Publicidad

“La responsabilidad internacional de los Estados Unidos por la violación de las obligaciones… surge, principalmente, de la acción de uno de sus órganos, el Poder Judicial, a través de la adopción de decisiones que vulneran la determinación soberana de la República Argentina de reestructurar su deuda externa”, señaló un comunicado difundido por la jefatura de gabinete de ministros.

El 30 de julio calificadoras de riesgo declararon a Argentina en mora al vencer el plazo para que hiciera efectivo el pago de unos 540 millones de dólares a bonistas que entraron en dos canjes en 2005 y 2010. Los acreedores reestructurados no pudieron cobrar porque el juez de Nueva York Thomas Griesa congeló los fondos al entender que el país debía pagar antes y al contado a los inversores litigantes que exigen los 1.500 millones.

“Han provocado daño y no conforme a derecho”, dijo la presidenta Cristina Fernández en un mensaje a la población desde Casa de Gobierno. La mandataria acusó a Griesa de “atropellar y llevarse por delante la soberanía del país”.

Para Fernández, “se está en un limbo legal. O se embarga o se distribuyen los fondos (de los acreedores reestructurados), como dice su sentencia”.

Los mercados financieros consideraron que, al no hacerse efectivo el pago por el bloqueo del magistrado, Argentina incurrió en un default parcial o técnico, lo que es negado por el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, quien sostiene que cumplió sus obligaciones.

En el mismo acto, Fernández anunció medidas para sostener y alentar la creación de puestos de trabajo y reclamó a su homónimo estadounidense Barack Obama que intervenga para destrabar el conflicto legal.

Poco después de oficializarse la demanda impulsada por Argentina, el juez Griesa convocó a las partes en litigio a una nueva audiencia el próximo viernes para pedir explicaciones sobre las últimas declaraciones del gobierno de Fernández que objetaron su imparcialidad.

En el comunicado en el que anunció su demanda ante el tribunal de La Haya, Argentina señaló que Estados Unidos incurrió en la violación de su “obligación internacional de no aplicar o estimular medidas de carácter económico y político para forzar la voluntad soberana de otro Estado”.

Según Argentina, las violaciones mencionadas han generado una “controversia” entre los dos países que la nación sudamericana somete al tribunal internacional “para su resolución”.

En el caso de que Estados Unidos no acepte la competencia de la Corte, Argentina considera que el país norteamericano “está en la obligación” de indicar un “medio de solución pacífica alternativo” para resolver las diferencias.

La Corte de La Haya dijo a su vez que en un comunicado que para que el caso prospere Estados Unidos debe aceptar la jurisdicción de ese tribunal.

El ex fiscal de la Corte Penal Internacional, el argentino Luis Moreno Ocampo, afirmó a radio Vorterix de Buenos Aires que no hay “ninguna chance” de que prospere la demanda argentina en la corte de La Haya.

“Para que la Argentina pueda tener un caso ahí, Estados Unidos debería aceptar la jurisdicción y eso no creo que vaya a ocurrir”, sostuvo el ex fiscal.

Agregó que “el lugar sería la Organización Mundial del Comercio, pero tampoco puede intervenir sin acuerdo de Estados Unidos y en casos como éste, en el que ya hay un juez interviniendo”.

Griesa falló a favor de los llamados “fondos buitres” en 2012 y la Corte de Suprema estadounidense rechazó en junio revisar esa sentencia a pedido de Argentina, con lo que su fallo quedó firme.

Bancos internacionales negocian en Nueva York con los acreedores litigantes comprarles sus bonos en cese de pagos para destrabar el conflicto, sin que se conozcan detalles de esas conversaciones.

Frente a un escenario cada vez más incierto, la calificadora Moody’s cambió a negativa desde estable la perspectiva de calificación de varias compañías que operan en Argentina.

“El default asociado a la falta de pago de los bonos puede ocasionar una mayor contracción económica, aumentar la presión sobre el tipo de cambio y llevar a un nivel de inflación que sea aún más elevado”, argumentó en un comunicado.

Según Moody’s, Argentina está inmersa en una período de estanflación, con una caída del PIB de 0.2% en términos anuales durante el primer trimestre y una elevada inflación de más del 30%, impulsada en buena parte por la continua depreciación de la moneda.
___
Por ALMUDENA CALATRAVA, Associated Press