Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Titular del Banco Central argentino descarta devaluación del peso

Foto Cortesía: Banco Central de Argentina

Buenos Aires, 19 oct (EFE).- El presidente del Banco Central argentino (BCRA), Alejandro Vanoli, descartó la devaluación del peso como medida para mejorar la competitividad porque provocaría más inflación y negó que la emisión monetaria sea un factor central de la subida de precios en el país, en una entrevista publicada hoy.


Publicidad

“Hubo un intento muy claro de algunos sectores que apostaron a una nueva devaluación de la moneda. Muchos bancos pretendieron instaurar una cotización implícita, un valor referencia al margen del oficial”, sostuvo Vanoli, entrevistado por el diario Página 12.

Vanoli señaló que, por la expectativa de devaluación, los productores cerealeros y aceiteros hicieron un “mal negocio” este año al no liquidar sus cosechas pese a los niveles récord de producción y los precios internacionales altos.

“Lo primero es desalentar esas expectativas. Desde los distintos organismos de regulación estamos trabajando para desarmar los factores que estimulaban esas expectativas”, dijo Vanoli, quien asumió la titularidad del organismo a comienzos de este mes.

El presidente del BCRA explicó que en “un país que no sea Argentina” una corrección cambiaria puede ser un mecanismo para mantener la competitividad, pero en el caso de su nación, una devaluación como la que “quieren volver a forzar los sectores concentrados” vendría acompañada DE aumento de precios, “pese a los esfuerzos que haga el Estado para evitar abusos”.

El presidente del BCRA explicó que ese fenómeno ya ocurrió la última vez que el Gobierno apostó por una devaluación brusca del peso, en enero pasado.

“Lo normal es que los productos aumentasen de precios de acuerdo con el componente importado. Acá, en cambio, el comportamiento es como si todo tuviese precio en dólares, y si la devaluación es de equis por ciento todo sube equis por ciento”, recalcó.

Además, según Vanoli, en muchos casos la oferta no acompañó el ritmo de crecimiento de la demanda, por lo que “se dieron las condiciones para abusos en los márgenes de ganancia”.

Vanoli descartó también las críticas sobre la política de expansión monetaria y aseguró que no tiene un impacto central en la inflación.

“La realidad ha demostrado que esas interpretaciones mecánicas del monetarismo son una falacia. En la Argentina, la inflación es multicausal. En nuestro caso, la emisión monetaria no es un factor central, debido a que el país tiene un muy bajo nivel del crédito, lo que reduce la propagación de la emisión de pesos hacia una mayor circulación monetaria”, afirmó.

“La inflación tiene causas reales y también por expectativas, pero no monetarias. En una economía altamente concentrada, gran parte de las causas de la inflación tienen que ver con la capacidad de manejar los márgenes de ganancias de los grupos dominantes”, añadió.

También reiteró que el Gobierno “no tiene ningún temor” a continuar usando las reservas de divisas del Banco Central para hacer frente a los compromisos de deuda internacional y apuntó que entrará más moneda extranjera de la que prevén los expertos que ven en la liquidación de las divisas una de las mayores alarmas para la economía argentina.

Vanoli apuntó también que la decisión adoptada este viernes de limitar el adelanto de los pagos de las importaciones y la repatriación de la inversión extranjera directa es solo una medida de control, ya que la expectativa de devaluación había generado adelantos en trámites que no se cerraban con la operación, solo cerraban el tipo de cambio.

Por otro lado, destacó su “buena relación con el ministro de Economía”, Axel Kicillof, con quien está “en la misma sintonía”.

Vanoli, extitular de la Comisión Nacional de Valores, asumió como presidente del BCRA a comienzos de octubre, tras la renuncia de Juan Carlos Fábrega.

Su llegada, mal acogida por el mercado, se produjo en un momento de fuerte incertidumbre económica derivada de la presión sobre la cotización del peso, la liquidación de las reservas de divisas, la contracción del PIB, la crisis de la deuda por el litigio en Estados Unidos con fondos especulativos y la inflación. EFE