Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El sector textil brasileño protesta contra las importaciones chinas

Foto tomada de www.simplifychina.com

Sao Paulo, 27 oct (EFE).- Trabajadores y empresarios del sector textil de Brasil protestaron hoy en Sao Paulo contra lo que consideran “competencia desleal” frente a los productos importados de China.


Publicidad

La protesta bloqueó la principal calle de acceso a un centro de exposiciones donde se desarrolla un evento de la cámara china de importadores de productos textiles y calzado, en la zona norte de Sao Paulo.

Los manifestantes clavaron cruces en el cantero central de la calle como símbolo de la “muerte” de 14.000 puestos de trabajo perdidos en el sector textil brasileño en los últimos 12 meses.

China es el principal socio comercial de Brasil.

China se convirtió en una fábrica del mundo porque se planificó para eso y está recogiendo los frutos de una manera que entendemos no es la correcta”, declaró el director superintendente de la Asociación Brasileña de Industria Textil y de Confección (Abit), Fernando Valente.

Valente destacó que en contra de los brasileños frente a los productores chinos juegan las leyes laborales, los índices de contaminación y la carga tributaria.

“No estamos contra nadie, sino a favor de Brasil. No podemos abrir más espacio para una competencia desleal”, comentó el presidente de Abit, que reclamó que se aplique la propuesta del sector que contempla un régimen tributario capaz de aumentar en un 117 % la producción hasta 2025.

Según la Abit, que cita datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, el volumen de vestuario importado creció 25 veces en la última década, siendo que en los primeros nueve meses de 2014 las importaciones de textiles crecieron un 5,7 %, mientras que las exportaciones cayeron un 6,1 %.

Con 41 años en la industria textil, el sindicalista Claudio Peressim denunció que desde los años noventa el sector vive “un derrame de empleos y empresas cerrando” en el interior del estado de Sao Paulo.