Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sanciones y caída del crudo abren agujero multimillonario en la economía rusa

El presidente ruso Vladimir Putin sostiene la escotilla del submarino tras sumergirse en el Sea Explorer 5 cerca de la isla de Gogland, 180 kilómetros al oeste de San Petersburg, Rusia, el lunes 15 de julio de 2013. (Foto AP/RIA-Novosti, Alexei Nikolsky, Servicio Presidencial de Prensa)

Moscú, 24 nov (EFE).- Las sanciones occidentales y la caída de los precios del petróleo abren un agujero en la economía rusa de al menos 130.000 millones de dólares anuales, según reconoció hoy el ministro de Finanzas de Rusia, Antón Siluánov.


Publicidad

Por las sanciones geopolíticas perdemos al año 40.000 millones de dólares y perdemos otros 90.000-100.000 millones anuales por el descenso en un 30 % del precio de petróleo”, dijo Siluánov, citado por las agencias locales, en el foro de la Academia de Finanzas adjunta al Gobierno de la Federación Rusa.

Explicó que las sanciones occidentales contra Rusia por la crisis ucraniana han llevado a la disminución de las inversiones en el país y la contracción del crédito.

¿Y cuánto cuesta esto? Unos 40.000 millones de dólares al año”, dijo Siluánov.

Pero en el Gobierno ruso no todos comparten las estimaciones del titular de Finanzas sobre las pérdidas que suponen para la economía rusa las sanciones occidentales.

“No, no estoy de acuerdo”, contestó sin más el ministro de Economía, Alexéi Uliukáyev, al ser preguntado por la prensa sobre si compartía la valoración de su compañero de Gabinete.

Siluánov admitió que el impacto de las sanciones contra Rusia es significativo, pero aseguró que éste no es tan crítico para la fortaleza del rublo, la moneda nacional, ni para el presupuesto, como lo es el precio de los productos de exportación rusos.

“En lo que va de año el precio del petróleo ha caído el 30 %. Y, a propósito, el rublo se ha debilitado ese mismo 30 %”, recordó.

Pese a la marcada ralentización de la economía y a la presión de factores coyunturales como las sanciones y la caída de precio del crudo, tanto el presidente de Rusia, Vladímir Putin, como su primer ministro, Dmitri Medvédev, han asegurado que el Gobierno cuenta con reservas suficientes para cumplir sus programas sociales.

Según Putin, tanto las sanciones contra Rusia como la caída de los precios del petróleo repercuten negativamente no sólo en el país, sino en toda la economía global.

En una reciente entrevista con la agencia oficial Tass, el jefe del Kremlin no descartó la posibilidad de que en el mercado mundial de crudo se esté librando un “guerra de precios” con el fin de eliminar competidores.

Sobre el objetivo de las sanciones impuestas por Occidente a Rusia se pronunció este fin de semana el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

El canciller aseguró que las sanciones, declaradas ilegales por Moscú, lo que persiguen en realidad es “cambiar el régimen” en el país, y no que el Kremlin modifique su política frente a la crisis en Ucrania.

En favor de su tesis, arguyó que, con anterioridad, las sanciones contra los países se formulaban de manera tal que “no dañasen el ámbito social y la economía, a fin de que afectasen a la elite de manera selectiva”.

“Ahora todo es al revés. Los líderes de los países occidentales declaran públicamente que las sanciones deben ser tales que destruyan la economía y provoquen protestas populares”, afirmó Lavrov.

Tras la anexión, en marzo pasado, de la península ucraniana de Crimea por Rusia, la Unión Europea (UE), Estados Unidos, Canadá y otros países adoptaron una serie de sanciones contra Moscú, las que han sido endurecidas progresivamente tras el estallido de la sublevación armada prorrusa en el este de Ucrania.

A fines de julio, la UE acordó restringir el acceso a los mercados de capitales europeos para los bancos públicos rusos, un embargo de armas, la prohibición de exportar a Rusia bienes de uso dual y un veto a las exportaciones de equipamiento para el sector petrolero.

En respuesta, Rusia prohibió las importaciones de alimentos perecederos de los países de la Unión Europea. EFE