Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La OPEP calcula que el consumo de crudo subirá hasta 92,3 mbd en 2015

Foto de Archivo: La República.

Viena, 15 ene (EFE).- El consumo de crudo subirá en 2015 hasta 92,3 millones de barriles diarios (mbd), principalmente por la mayor demanda en Asia, mientras que el bajo nivel de los precios comienza a ralentizar el ritmo de producción en Estados Unidos, según las previsiones publicadas hoy por la OPEP en Viena.


Publicidad

En su primer informe del año sobre la situación del mercado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) deja casi sin cambios los cálculos sobre la demanda mundial de “oro negro”, al añadir sólo 30.000 barriles diarios, por una revisión al alza de las previsiones para Estados Unidos y varios países asiáticos.

De esa forma, el mundo consumirá este año un 1,26 por ciento de crudo más que en 2014.

La OPEP deja apenas también sin cambios sus estimaciones sobre la marcha de la economía este año, con un crecimiento mundial del 3,6 por ciento y una leve mejoría de la situación en los países ricos de Europa.

Sin embargo, esta región vuelve a protagonizar una nueva caída en el consumo, del 0,71 por ciento, hasta los 13,31 mbd.

En Estados Unidos, pese a la incertidumbre sobre la marcha de la economía, la OPEP prevé un crecimiento del consumo, impulsado por el bajo precio del crudo que favorece su uso en los sectores del transporte y la industria.

De nuevo, son los dos gigantes asiáticos, China e India, los países que más aportan al crecimiento del consumo, con subidas de un 2,9 y 3 por ciento, respectivamente.

Juntos quemarán este año 15 millones de barriles de crudo al día, lo que equivale al 15 por ciento del consumo mundial.

La OPEP recuerda en su informe la abrupta caída de los precios que comenzó en junio de 2014 y que ha hundido el valor del petróleo a sus mínimos desde 2009.

El desequilibrio entre una oferta al alza y una demanda que sólo creció un 1 por ciento en 2014 ha hundido los precios.

“La producción global ha subido más rápidamente de lo que las refinerías pueden absorber”, señalan los expertos de la OPEP en el texto.

El documento recuerda que en Rusia la extracción llegó en 2014 a picos de 10,58 mbd, un nivel no visto desde la época de la Unión Soviética, y que los pozos de Estados Unidos bombearon cada día 1,7 millones de barriles más que el año anterior.

La OPEP estima el exceso de crudo en 1 mbd.

La apreciación del dólar, la debilidad del euro y las dudas sobre la marcha de la economía en China han influido también sobre los precios, que en el caso del barril OPEP ha bajado hasta rozar los 40 dólares.

En el informe se señala la creciente actividad especulativa en los mercados de futuro, con apuestas a una recuperación del crudo, en especial del Brent, de referencia en Europa.

Según los analistas de la OPEP, la caída del precio del “oro negro” está teniendo ya su efecto en el ritmo de bombeo en Estados Unidos, especialmente del petróleo de esquisto.

La explotación masiva de estos yacimientos mediante la técnica de fractura hidráulica ha colocado a este país como principal productor y ha alterado el equilibrio en el mercado, desplazando en algunos casos a miembros de la OPEP.

Ahora, el alto coste de extracción del crudo de esquisto (rentable sólo a partir de un precio de 80 dólares por barril, frente a los 10 que cuesta sacarlo en Arabia Saudí) ha ralentizado el crecimiento del bombeo.

“Los principales factores para la menor expectativa de crecimiento en 2015 son las menores expectativa del precio del petróleo, el menguante número de torres de extracción en América del Norte, el descenso de permisos de perforación en EEUU (…)”, explica la OPEP.

Señala que la incertidumbre sobre el crecimiento de la extracción será especialmente patente “en aquellas regiones en las que el umbral de rentabilidad de la producción de petróleo es mucho mayor que los actuales precios del petróleo de origen no convencional”, como es el “oro negro” de esquisto.

Los analistas destacan que los pozos de esquisto se agotan rápidamente, con caídas de la producción del 60 por ciento anual, una pérdida que sólo puede compensarse abriendo nuevos pozos.

“Al descender las perforaciones debido al elevado coste y a la posibilidad de que el precio del petróleo se mantenga bajo, se podría espera que la producción acompañe (en esa caída), posiblemente a finales de 2015”, indica la OPEP.

La OPEP espera que Estados Unidos produzca el próximo año 100.000 barriles diarios menos de lo que se había previsto anteriormente. EFE