Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Centenares de portugueses piden renegociar la deuda de Grecia

Foto de Archivo, La República.

Lisboa, 15 feb (EFE).- Varios centenares de portugueses se solidarizaron hoy con la intención de Grecia de rebajar las medidas de austeridad y aprovecharon para pedir al Gobierno luso una renegociación de la elevada deuda del país.


Publicidad

La marcha en solidaridad con el pueblo griego se celebró en varias ciudades de Portugal y la capital, Lisboa, encabezó la protesta más numerosa.

Grupos sin adscripción política como “Democracia y Deuda” y formaciones políticas como la marxista Bloque de Izquierda (BE, por sus siglas en portugués) integraron la manifestación, que partió del céntrico Largo de Camoes y acabó en la cercana sede en Portugal de la Comisión Europea (CE) Jean Monnet.

El minoritario BE, partido “hermanado” con el Syriza griego -hoy en el Gobierno- y los españoles Podemos, contó con la participación con varios de sus miembros, entre ellos la eurodiputada Marisa Matias.

En declaraciones a la prensa, Matias aseguró que los programas de austeridad han resultado ser un fracaso.

“Somos los únicos realistas en esta película. Esta política (austeridad) ha demostrado que no ha logrado ninguno de sus objetivos”, declaró la eurodiputada marxista, en alusión a la alta deuda lusa (en torno al 130 % del PIB) y el aumento de la pobreza.

Portugal tuvo que aplicar duras e impopulares medidas de recortes sociales y subidas de impuestos como contrapartida del rescate financiero concedido por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), vigente entre 2011 y 2014.

La marcha estuvo encabezada por el lema “el miedo cambió de lado”, escrito en portugués y en griego, junto a la expresión “Tic-Tac”, en una alusión al poco tiempo que pueden restar a varios de los gobiernos conservadores del sur del Europa, con elecciones previstas a final de año en Portugal y España. EFE