Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Artículos europeos de lujo siguen caros pese a euro barato

Unas personas caminan frente a la tienda de lujo Bulgari en Beverly Hills, California, el jueves 2 de abril de 2015. (Foto AP/Richard Vogel)

NUEVA YORK (AP) — Los estadounidenses que buscaban gangas gracias al descenso del euro frente al dólar y comprar un auto de lujo, una botella de Chateau Margaux o bolsos Hermes mejor deberán guardar sus tarjetas oro de crédito. Los bienes europeos de lujo que se venden en Estados Unidos siguen siendo costosos.


Publicidad

La moneda europea ha bajado 10% frente al dólar este año. En teoría, las agencias automotrices, tiendas departamentales y otras empresas que venden bienes europeos podrían trasladar esas reducciones a sus clientes estadounidenses, dijo Ira Kalish, economista global en la consultora Deloitte.

“¿Sin embargo, cuál sería el punto de hacer eso?“, preguntó Kalish. La demanda por cualquier cosa que se hace en Europa es tan fuerte que tiene pocos problemas para vender sus productos. Desde su perspectiva, es mejor dejar el precio igual y embolsarse las ganancias por la diferencia cambiaria.

El euro ha ido en picada. Hace un año se cotizaba en casi 1,40 dólares por euro. Un año después, se cotizaba en 1,10 dólares.

¿Entonces dónde están las gangas? No hay razón para pensar que el precio de los zapatos italianos y vinos franceses bajarán junto con el euro, dijeron los analistas.

Esto es en parte porque la mayoría de los productos europeos vendidos en Estados Unidos no van dirigidos a la mayoría de los consumidores. Armani, Hermes y Prada son vistos como productos de alta gama y tienen una percepción de prestigio y estatus. Ellos tienen una imagen que mantener y bajar los precios no es parte de eso, dijo Kalish. Los clientes leales podrían considerarlo algo torpe.

Si un producto de lujo se abarata mucho, los clientes podrían dudar en comprarlo. Lo costoso es lo que lo vuelve atractivo para muchas personas”, señaló Kalish.

En el caso de los vinos sucede igual. Bill Earle, presidente de la Asociación Nacional de Importadores de Bebidas, dijo que no se prevén que bajen los precios de los franceses e italianos. Esto se debe a que los importadores pagan por adelantado por vinos que muchas veces tardan años en añejarse.

“Veámoslo así: un Brunello será más barato en 2019”, explicó Earle. La única forma en que la gente puede tener vino barato es si “lo traen en avión”, agregó.

En el caso de artículos de marcas de lujo como Chanel y autos Mercedes-Benz, BMW o Audi la demanda en Estados Unidos es tan sólida que no tienen motivos para bajar sus precios. (I)

___

Los periodistas de The Associated Press Anne D’Innocenzio y Tom Krisher colaboraron para este despacho