Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nueva generación de científicos vendrá de Latinoamérica

EFE/Justin Lane

América Latina logrará suplir en los próximos cinco años unas 300.000 vacantes de científicos de datos, que representan un 7,5 % de la actual demanda mundial de estos profesionales, que desde ya son buscados por empresas como Netflix, Youtube, Twitter y Facebook, señalaron a Efe fuentes del sector.


Publicidad

“Latinoamérica se vislumbra como el principal promotor de esta profesión”, explicó a Efe Juan Carlos Puentes, gerente para Colombia de la compañía de analítica empresarial SAS, que cifra en 4 millones las vacantes globales en 2015 del sector conocido como Big Data.

Según los cálculos de esa consultora, que presta servicios de asesoría a 93 de las empresas enlistadas en el Fortune 100, Colombia, Brasil, México y Ecuador serán los principales centros regionales de creación de esos nuevos profesionales.

Unos “escasos” empleados que, según Puentes, ejercen una serie de funciones que van desde facilitar la visualización de información en tiempo real, economizar el tiempo, ayudar a prevenir posibles fraudes, contribuir a mejorar la experiencia de los clientes y, “en general, gestionar el recurso empresarial más valioso: los datos”.

“Están asumiendo un rol fundamental para el crecimiento y la generación de estrategias que se anticipen a las necesidades del mercado (…), que generen ventajas empresariales”, aseguró Puentes.

Sin embargo, según SAS, no solo las grandes compañías, entre las que destacan redes sociales y grandes firmas de Silicon Valley (California, EE.UU.), deben hacer uso de los servicios de científicos de datos, ya que las soluciones de analítica están concebidas para satisfacer a todo tipo de industria.

“También las empresas latinoamericanas -pequeñas o grandes- que quieran crecer deberán contar con al menos un científico de datos en un lapso menor a dos años”, sentenció Puentes, quien aseguró que el carácter de “imprescindible” de estos empleados ya está tentando a las nuevas generaciones.

Precisamente, portales de empleo como SimplyHired.Com y LinkedIn han estimado entre unos 7.000 y unos 10.000 dólares al mes la remuneración de esta profesión, que además fue catalogada en 2012 como la “más sexy del siglo XXI” por el Harvard Business Review.

Una opción laboral, de la que ya hay unas 24.000 vacantes en Latinoamérica, que ha crecido también por la proximidad de la región con las fuentes del trabajo, según la consultora con sede en EE.UU.

Sin embargo, Puentes explicó que “más allá de la cifra” es importante que los países latinoamericanos se den cuenta que están “perdiendo la única oportunidad de ser los protagonistas en los grandes descubrimientos y tendencias en el ámbito de los negocios a nivel mundial por la falta de científicos de datos”.

Recordó que se necesita que más países y que “más instituciones educativas de primer nivel” apoyen la formación de científicos de datos en la región, en referencia al programa que adelantan SAS y la Universidad Javeriana en Colombia para crear más de estos profesionales y que esperan expandir en la región.

“Buscamos personas habilitadas con nuevas capacidades y que usan la información para modelar y resolver problemas”, soluciones con las que “organizaciones de todo el mundo han logrado integrar, clasificar y analizar la información con el fin de generar conocimiento de valor”, dijo Fuentes.

En esa línea, concluyó que en Latinoamérica “se está viviendo un momento de impulso de las tecnologías de la información como un pilar para el desarrollo y crecimiento de la región” y que tendencias como la Internet de las Cosas y las ventas digitales facilitarán el impulso de esos profesionales latinoamericanos.

El representante de SAS, que presta sus servicios de analítica de negocios a más de 75.000 compañías en el mundo y cuenta con más de 13.000 empleados, recordó que la analítica y Big Data “han dejado de ser temas exclusivamente tecnológicos y han pasado a ser un motor de crecimiento de los negocios de las empresas”. EFE (I)