Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

SRI recaudó el 2014 más de $ 10 millones por herencias

El monto del valor de los bienes sobre el cual se cobra el Impuesto a la Herencia bajaría de más de $ 68.880 (base imponible en el 2015) a $ 35.400 (casi la mitad). Esto, según el anuncio del presidente de la República, Rafael Correa, el domingo pasado, en el sentido de que en los próximos días enviará una nueva ley para gravar la herencia desde los 100 salarios básicos unificados ($ 35.400), informa Diario El Universo.


Publicidad

Desde diciembre del 2008 cuando se creó la Ley de Equidad Tributaria, las herencias se gravan del 5% al 35% dependiendo del monto. La base iba subiendo cada año, de acuerdo con la inflación (ver gráfico al final).

De llegarse a aprobar la ley, con esta reforma, que baja el monto inicial, “más ecuatorianos con menores recursos, deberán pagar el Impuesto a la Herencia”, comentó el analista Wilson Ruales, quien adelantó que aunque todavía falta conocer la nueva tabla impositiva, de lo explicado por el presidente Correa, se conoce que este impuesto se dirigirá a personas de menores recursos.

Por ejemplo, dijo, el mismo Gobierno considera que el costo de las casas de interés social está en $ 40.000. Un hijo de una pareja que tenga una vivienda de interés social deberá pagar el impuesto.

El presidente Correa justificó este cambio en la ley, indicando que “el patrimonio heredado es un factor de inequidad fundamental”. Explicó que por ejemplo para un hijo que recibe una casa heredada siempre será más fácil empezar a acumular riqueza si no debe pagar arriendo. Además estableció que según estudios realizados, en Ecuador, 3 de cada 1.000 ecuatorianos reciben una herencia y solo 3 de cada 100.000 recibe más de $ 50.000.

En el 2014, de acuerdo con el SRI se recaudó $ 10,6 millones por el Impuesto a las Herencias, Legados y Donaciones.

El presidente Correa dijo que enfrentará “el costo político” que le pueda significar esta nueva norma.

Para Pablo Guevara, consultor tributario de Fidesburó, este impuesto busca mayor recaudación fiscal, mientras el objetivo final de corregir comportamientos no queda claro en este caso.

Jaime Carrera, del Observatorio de Política Fiscal, comentó que el Gobierno busca más recursos para mantener su modelo de gasto público. Sin embargo, aconsejó reducir el tamaño del Estado. [I]