Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Visa advierte que podría cancelar su contrato con la FIFA

Foto de archivo. Un hombre camina junto al logo de la FIFA en la sede del organismo en Zúrich, Suiza, el miércoles 27 de mayo de 2015. La fiscalía suiza abrió una investigación penal sobre las votaciones que escogieron a las ciudades anfitriona de los mundiales de 2018 y 2022, horas después de que 14 directivos del mundo del fútbol fueran acusados en una pesquisa sobre sobornos iniciada por Estados Unidos. (Ennio Leanza/Keystone via AP)

Preocupados de que su reputación se vea empañada por sus vínculos con la FIFA, los principales patrocinadores exigieron al organismo rector del fútbol mundial que limpie su administración y Visa advirtió que podría cancelar su contrato millonario.


Publicidad

Coca-Cola también dejó en claro que está molesta con los escándalos que sacudieron la organización, y que incluso llevaron al presidente de la UEFA, Michel Platini, a pedir la renuncia del líder de la FIFA Joseph Blatter.

Siete dirigentes de la FIFA fueron arrestados el miércoles en un hotel de lujo en Zúrich, como parte de una investigación estadounidense sobre la corrupción en el fútbol que incluye acusaciones de sobornos durante décadas. Los fiscales suizos abrieron procedimientos penales sobre la forma en la que se adjudicaron las sedes de las copas mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Catar.

Las repercusiones han obligado a algunos de los patrocinadores deportivos más prominentes a exigir acciones.

Visa fue el patrocinador más crítico, al decir que espera que la organización tome “medidas rápidas e inmediatas para hacer frente a” sus problemas.

“Esto comienza con la reconstrucción de su cultura, con prácticas éticas fuertes, con el fin de restaurar la reputación del deporte para los fanáticos de todas partes”, dijo Visa en un comunicado la noche del miércoles. “En caso de que la FIFA no lo haga, les hemos informado que vamos a revaluar nuestro patrocinio”.

Coca-Cola también fue otra de las empresas en endurecer su postura. “Esta larga controversia ha empañado la misión y los ideales de la Copa Mundial de la FIFA y hemos expresado repetidamente nuestra preocupación por estas acusaciones tan graves”, dijo la compañía en un comunicado.

La gama de empresas que trabajan más o menos directamente con la FIFA y en el mundo del fútbol es grande. Para la mayoría de ellas, estar asociadas al deporte más popular del mundo les ha rendido cuantiosos dividendos, así que cualquier decisión de desvincularse no será tomada a la ligera.

FIFA no puede ignorar las críticas debido a que los patrocinadores representan casi una tercera parte de sus ingresos. Cifras recientes mostraron que la organización generó 5.700 millones de dólares entre 2011 y 2014, un período que incluyó la Copa Mundial de Brasil, y de los cuales casi 1.600 millones de dólares fueron aportados por patrocinadores y socios comerciales.

Paul Smith, director general de la empresa de marketing deportivo y de entretenimiento Repucom, con sede en Nueva York, señaló que los patrocinadores deben evitar una decisión “precipitada” de desvincularse de la FIFA, argumentando que lo más prudente es adoptar una postura de “esperar a ver qué sucede”.

Resaltó que se han vivido escándalos similares en otros deportes, desde el béisbol al ciclismo, y en la mayoría de los casos sus responsables han tomado acciones para mejorar su credibilidad. Tal vez el mejor ejemplo sea el Comité Olímpico Internacional, que ha recuperado una buena reputación en la última década desde el escándalo de soborno relacionado a la decisión de otorgar la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno a Salt Lake City en 2002.

Y en cualquier caso, el fútbol jamás ha estado en mejor forma en lo referente a su base de aficionados y oportunidades comerciales, destacó Smith.

“El movimiento adecuado para los socios comerciales es mantenerse con el fútbol, no con sus custodios”, subrayó. “Una decisión a corto plazo de desvincularse del deporte sería negativa a largo plazo”.

Así como Coca-Cola y Visa, FIFA tiene otros socios comerciales a largo plazo, incluyendo Adidas, que ha desarrollado el balón de juego para cada Mundial desde 1970. Los socios tienen el derecho de utilizar marcas registradas oficiales de FIFA durante sus campañas publicitarias, exposición al interior y alrededor de los estadios y protegerse de la publicidad no autorizada o desleal.

Una segunda categoría de patrocinadores, como Budweiser y McDonald’s, pagan para participar de algún modo en torneos como la Copa Mundial.

También hay compañías que firman acuerdos con asociaciones nacionales. Nike, por ejemplo, paga para que la selección brasileña use sus camisetas.

Aunque Nike no fue mencionada en la acusación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que estuvo detrás de las redadas del miércoles en Suiza, una “compañía multinacional de ropa deportiva con sede en Estados Unidos” fue aludida en relación con las acusaciones de soborno que involucran a Brasil, derivadas de un acuerdo de patrocinio en 1996.

Sin referirse directamente a las conjeturas de que ella es esa empresa multinacional, Nike dijo que estaba preocupada por los “señalamientos muy graves” y que estaba cooperando con las autoridades. “Nike cree en el juego ético y justo, tanto en los negocios como en el deporte, y se opone fuertemente a cualquier forma de manipulación o de soborno”, dijo.

Además de los patrocinadores, también hay agencias que compran los derechos de transmisión y comercialización para distintas partidos de la FIFA y los revenden a empresas de medios de comunicación y a corporaciones. Una de ellas es Traffic Sports USA, que también fue mencionada en el acta de acusación dada a conocer en Estados Unidos el miércoles. [I]