Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU pide a la UE “flexibilidad” con Grecia ante una Alemania enrocada

Dos banderas ondean en una calle de Atenas, Grecia. (Foto AP/Yorgos Karahalis)

Estados Unidos instó hoy a Europa en el marco del G7 a mostrar cierta “flexibilidad” con Grecia para zanjar “cuanto antes” la crisis y evitar un “accidente”, mientras Berlín volvió a enrocarse en su tesis de que es Atenas la que debe actuar.


Publicidad

La última jornada de la reunión de ministros de Finanzas del G7, que arrancó el miércoles en Dresde (este de Alemania), volvió a quedar ensombrecida por la dramática situación financiera de Grecia, que apenas tiene liquidez y tiempo para seguir negociando una salida con sus acreedores.

En este contexto, el secretario del Tesoro estadounidense, Jack Lew, abogó hoy en rueda de prensa al cierre del encuentro por que las “instituciones” -la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- ejerzan cierta “flexibilidad” en torno a las reformas estructurales que debe aplicar Atenas para recibir más ayuda financiera.

No obstante, subrayó que es Grecia la que debe tomar “decisiones difíciles”, presentar “un plan significativo y creíble”, “actuar seriamente” y adoptar un “compromiso político difícil”.

“Está claro que todas las partes tienen que moverse, ser flexibles”, aseguró Lew, quien se mostró convencido de que Atenas y las instituciones deben actuar de forma simultánea.

“Cuanto antes mejor”, zanjó Lew, pues, “si pospones la decisión, se incrementa el riesgo de accidente”.

Al respecto agregó que hay una “gran incertidumbre” en torno a las consecuencias reales que tendría una salida forzada de Grecia de la eurozona, aunque “no hay duda” de que la peor parte se la llevaría ese país.

La resolución de la crisis, argumentó Lew, repercute en beneficio “de todos”: Grecia, la eurozona y la economía global.

Por su parte, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, representante del sector más reticente a ceder frente a Atenas, rebajó las expectativas ante un posible acuerdo a corto plazo en una rueda de prensa separada.

“Las informaciones positivas provenientes de Atenas no reflejan totalmente” el avance real de las negociaciones, dijo Schäuble, en referencia a diversas declaraciones, incluidas las del propio primer ministro griego, Alexis Tsipras, en las que se apuntaba a un acuerdo para este domingo.

De hecho, el portavoz del Gobierno griego, Gavriil Sakelaridis, resaltó hoy desde Atenas que un acuerdo es posible “de aquí al domingo”, al informar de la teleconferencia que mantuvieron esta mañana Tsipras, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande.

Las declaraciones de Schäuble coinciden con las que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha realizado con respecto a Grecia en el marco de la reunión del G7 en Dresde, aunque hoy no compareció públicamente.

A su juicio, “queda mucho trabajo aún por hacer” para que se pueda sellar un acuerdo y, como el tiempo es escaso, “una salida (del euro) de Grecia es una posibilidad”.

Atenas debe afrontar en junio la devolución de 1.500 millones de euros de un crédito del FMI y muchos dudan de que pueda cumplir con sus compromisos financieros en los próximos meses.

Lew reconoció que “muchas conversaciones”, tanto “formales” como “informales”, han girado en esta cita en torno a Grecia, eclipsando en cierta medida la agenda oficial planteada por Alemania como anfitriona, que abarcaba desde la necesidad de dinamizar el crecimiento global a las estrategias comunes para luchar contra el fraude fiscal y las vías de financiación del terrorismo global.

La eliminación del comunicado final del encuentro -para facilitar el diálogo abierto y evitar las disputas sobre el texto, según los organizadores- ha restado pegada a la reunión de Dresde.

Entre los únicos puntos novedosos, aunque sin detalles, está la decisión de apoyar a Nepal con ayuda humanitaria y una posible condonación parcial de su deuda exterior tras el terremoto, así como el ánimo de alcanzar un acuerdo para coordinar el bloqueo multilateral de activos del yihadista Estado Islámico.

La reunión de Dresde es la antesala de la cumbre de líderes del G7 que tendrá lugar el 7 y el 8 de junio en Baviera (Alemania), en la que algunos de estos asuntos podrían ir cobrando forma. EFE [I]