Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Francisco dice que si un sintecho muere no es noticia, pero si Wall Street cae tres puntos, sí

PAPA

El papa Francisco advirtió hoy que no se puede seguir dando la espalda a los más necesitados y a la madre tierra, en el discurso que pronunció hoy en la Pontificia Universidad Católica de Quito ante estudiantes y docentes.


Publicidad

En su discurso, además de tocar el tema de la importancia de la defensa de la ecología, que ha centrado su reciente encíclica “Laudato Si”, también instó al sector de la educación a contribuir en ese sentido.

“No podemos seguir dándole la espalda a nuestra realidad, a nuestros hermanos, a nuestra madre la tierra”, exclamó.

Y agregó: “No nos es lícito ignorar lo que está sucediendo a nuestro alrededor como si determinadas situaciones no existieran o no tuvieran nada que ver con nuestra realidad”, denunció.

Francisco lamentó cómo “la muerte de un sintecho en los alrededores del San Pedro no es noticia, mientras que si la Bolsa de un país poderoso baja tres puntos sale en los noticieros”.

El papa comenzó su discurso haciendo referencia a la parábola del sembrador, que se leyó durante el acto, y recordó “que Dios le susurra al hombre esta invitación: cultivar y cuidar”.

“No solo estamos invitados a ser parte de la obra creadora cultivándola, haciéndola crecer, desarrollándola sino que estamos invitados también a cuidarla, protegerla, custodiarla”, agregó.

Como ha reiterado en “Laudato Si”, señaló que la defensa del medioambiente “ya no es un mera recomendación, sino una exigencia que nace por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en la tierra”.

Y citando la encíclica agregó: “Hemos crecido pensando tan solo que debíamos cultivar, que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados quizás a expoliarla”.

Francisco continuó leyendo pasajes de la llamada ya “Encíclica verde” para advertir de que “el ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos, y no podemos afrontar adecuadamente la degradación humana y social si no prestamos atención a las causas que tiene que ver con la degradación humana y social”. EFE (I)