Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Por nacer el mayor proveedor de TV pagada en EEUU

Fotp: http://awfulannouncing.com/

NUEVA YORK (AP) — Los reguladores de Estados Unidos dieron la aprobación final para lo que será el mayor proveedor de televisión pagada del país, con 26,4 millones de suscriptores por sistemas de cable o de satélite.


Publicidad

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC por sus siglas en inglés) aprobó la adquisición de DirecTV por parte de AT&T, por 48.500 millones de dólares. El Departamento de Justicia ya había autorizado el acuerdo.

El nuevo gigante superará en número de clientes a Comcast así como a Charter, que busca la autorización del gobierno para comprar Time Warner Cable.

Los proveedores de televisión se están fusionando en momentos en que los proveedores de video por internet, como Netflix, se vuelven más populares y aumentan los costos para los canales tradicionales.

Al agregarse clientes de televisión, AT&T tendrá más poder para negociar los precios de los canales con las compañías más grandes de medios.

El acuerdo también combinará el servicio más grande de televisión por satélite del país con la segunda mayor red inalámbrica nacional, en momentos en que aumenta el tiempo que los usuarios dedican a los dispositivos móviles.

La compra de DirecTV por parte de AT&T se aprobó luego que las autoridades bloquearon un intento de Comcast para adquirir Time Warner Cable, que habría vuelto aún más masiva a la compañía de TV por cable más grande del país.

El acuerdo de AT&T no desató los mismos temores de los defensores de los consumidores porque la empresa no tendría una división de entretenimiento como NBCUniversal, de Comcast, y no le ganaría clientes de internet —considerado el futuro de la rama— mediante la compra de DirecTV.

La FCC dijo que para autorizar el acuerdo, AT&T deberá ampliar su red de fibra a fin de poder manejar velocidades altas de internet para 12,5 millones de clientes posibles, ofrecer un “precio bajo” de internet en casa a los clientes de bajos ingresos y no manipular el tráfico en la red de manera que pueda hacer que los competidores de video en línea luzcan poco atractivos para aquellos suscriptores a los que sólo se les permite una cierta cantidad de datos en internet para casa.